ESTADOS

Los municipios panistas asediados por la violencia en Veracruz

En algunas ciudades, los delitos de alto impacto como asesinatos, extorsiones y secuestros se incrementaron hasta en un 100 por ciento

  • MIGUEL ÁNGEL CARMONA / CORRESPONSAL
  • 01/01/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Los municipios panistas asediados por la violencia en Veracruz
En algunas ciudades, los delitos de alto impacto como asesinatos, extorsiones y secuestros se incrementaron hasta en un 100 por ciento

Veracruz (La Silla Rota).- El problema de inseguridad que padecieron ocho municipios panistas durante el sexenio de Javier Duarte de Ochoa se repitió en 2017, en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares. En algunas ciudades, los delitos de alto impacto como asesinatos, extorsiones y secuestros se incrementaron hasta en un 100 por ciento.

Un corredor importante en la zona centro de Veracruz, integrado por Córdoba, Huatusco, Cuitláhuac, Río Blanco y Nogales, donde el Partido Acción Nacional (PAN) gobernó como oposición en el periodo 2014-2017, fue escenario de numerosas ejecuciones y eventos sanguinarios.

Córdoba, que es administrado por Tomás Ríos Bernal, pasó de los 54 homicidios dolosos cometidos en 2016 a 101 en 2017, es decir, hubo un incremento de casi el 100 por ciento, consolidándose como la segunda ciudad más mortífera del estado, solo por debajo de Coatzacoalcos, con 102 crímenes.  

El 28 de febrero en ese municipio cafetalero se agruparon elementos de la Gendarmería Nacional tras un operativo inaugurado por el ejecutivo estatal y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. El reforzamiento de seguridad abarcó los ayuntamientos vecinos, principalmente Cuitláhuac.

La inseguridad no fue controlada y cobró la vida de mujeres, deportistas y de dos niños -de cinco años cada uno- quienes fueron acribillados junto a sus familiares, a causa de emboscadas en estacionamientos de dos plazas comerciales. En consecuencia, el 11 de abril Yunes Linares sustituyó a la Gendarmería Nacional por escuadrones de la Policía Militar.

En Cuitláhuac, donde el alcalde es René Saldaña Urueta, se registraron 06 denuncias por asesinato y una más por secuestro según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Al ser un territorio colindante con Córdoba, los pobladores de ambas ciudades compartieron persecuciones y ejecuciones en la limítrofe.  

Huatusco, gobernado por Santiago Chicuellar Aguilar, acumuló 06 denuncias por asesinato, 03 por extorsión y dos por secuestro. El municipio, no mayor a los 6 mil habitantes, fue escenario del feminicidio de M.C.F.S, de 16 años, quien fue estrangulada en su domicilio, el 08 de junio de 2017.

Otra ciudad donde la delincuencia se asentó fue Nogales, encabezada por el munícipe Antonio Bonilla Arriaga, allí la incidencia delictiva se incrementó pues a diferencia de 2016, que cerró con 04 asesinatos y cero secuestros, hasta noviembre de 2017 se practicaron 06 homicidios dolosos y 02 plagios.

En Nogales también se hallaron los restos de un joven que fue depositado en una maleta, el 02 de marzo de 2017. María del Carmen “N”, de 38 años de edad, y de profesión enfermera, fue encontrada muerta y con marcas de tortura a orillas de la carretera Camino Viejo-Balastera. La víctima cumplía 48 horas desaparecida.

Río Blanco -municipio vecino de Nogales- acumuló en 11 meses 05 ejecuciones y 01 secuestro.  El evento más reciente fue el asesinato de Sinue del Valle Rodríguez, el 07 de diciembre. El finado, maestro de profesión, era hermano de Abimael del Valle Rodríguez, regidor sexto de ese ayuntamiento.

Por este hecho, la alcaldesa Ángeles Martínez Martínez no se pronunció al respecto y por el contrario se mostró incómoda ante la presencia de reporteros que acudieron al lugar de los hechos.

El municipio de La Antigua, donde gobierna el panista Hugo Castro Rosado, registró un incremento del 100 por ciento en el delito de homicidio doloso, pasando de 05 asesinatos en 2016 a 11 en 2017. También se denunciaron un secuestro y una extorsión.

El 24 de junio de 2017, Castagné Velasco, coordinador estatal de la Policía Federal en Veracruz y José Rigoberto Peña Cárdenas, inspector de la misma dependencia, fueron acribillados mientras comían mariscos en el restaurante La Bamba. El crimen se practicó frente a comensales. 

Al norte de Veracruz, en Álamo Temapache, también se incrementaron los delitos de alto impacto en comparación con 2016. En el municipio comandado por Ricardo Serna Barajas, se denunciaron 14 asesinatos, 09 casos de extorsión y 01 por secuestro.

Fue en Tantoyuca, un poco más cerca de la frontera con Tamaulipas, donde el asesinato de Luis Ángel Rivera Cruz (de seis años de edad) indignó a la población y provocó el cierre de la escuela primaria federal Adolfo López Mateos.

Tras 17 días privado de su libertad, Luis fue asesinado y su cadáver apareció junto al de su profesora Yaru Arrieta Fuentes en un monte de la comunidad Las Marianas. Tantoyuca registró entre enero y noviembre de 2017 04 asesinatos, 01 secuestro y 09 casos de extorsión.

Respaldado por estado Boca del Río disminuyó incidencia delictiva; los robos se dispararon.

El municipio de Boca del Río, donde es alcalde Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del ejecutivo estatal y recientemente precandidato a gobernador de Veracruz, fue el único de los ayuntamientos panistas que vio reducidos los delitos como asesinatos y secuestros a partir del segundo semestre de 2017.

Al igual que en otras latitudes del estado Boca del Río fue blanco de la delincuencia. El 01 de marzo un total de 11 cadáveres cercenados fueron abandonados en una camioneta cerrada, en un predio del fraccionamiento La Tampiquera. Además de este crimen, entre enero y junio de 2017 se cometieron otros seis asesinatos.

El municipio boqueño fue respaldado por el gobierno estatal, pues el 20 de junio puso rostro y precio al presunto jefe del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la zona conurbada. Las noticias sobre Ricardo Arturo Pacheco Tello alias “El Quino”, se cotizaron en 1 millón de pesos. El 30 de junio de 2017, el presunto narcotraficante fue abatido por elementos federales en el estado de Puebla.

Tras la muerte de El Quino, los delitos de alto impacto se redujeron de manera considerable, con base en cifras del SNSP, pues entre julio y noviembre únicamente se denunciaron un secuestro y un asesinato.

En contraste las denuncias por robo con y sin violencia se dispararon con base en cifras oficiales. En 11 meses en Boca del Río se reportaron 106 robos a casa habitación, 392 a negocios y 254 a automóviles.