Opinión

Sócrates Gutiérrez Castro

  • 17/07/2019
  • Escuchar

director del Hospital Regional de Alta Especialidad de Veracruz, tiene prohibido, por instrucción del secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, emitir declaraciones a la prensa, sobre señalamientos de la clínica a su cargo.

Lo último que se ha documentado es la falta de certificación que tiene el hospital para poder brindar atención gratuita a enfermos con cáncer a través del seguro popular. La actitud emula la política practicada en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, quien advertía a sus exsecretarios de despacho que él era el único portavoz facultado para hacer frente a casos polémicos

JOSÉ DE JESÚS MANCHA ALARCÓN, aún dirigente estatal del PAN Veracruz, podría ser el primer sacrificado del yunismo. Este 17 de julio la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TPEPJF) invalidó su reelección y convocó a nuevos comicios internos. Esto se da en medio de una ruptura política donde su grupo de panistas es el más afectado, luego de perder a dos diputados en el congreso, ligado a su principal oponente albiazul, Joaquín Guzmán Avilés, quien contendió por la dirigencia hoy en disputa.  A Mancha lo persiguen señalamientos de corrupción por haber recibido contratos en el gobierno de Miguel Ángel Yunes por más de 70 millones de pesos, mediante una red de empresas a nombre de sus familiares. La moneda y el poderío político de Mancha está en el aire.