Opinión

¡Todos somos Miguel! ... lo que no vieron venir

"El hombre que busca la perfección asume sus responsabilidades con decisión y valor. No especula con el triunfo fácil." – Confucio

  • 24/05/2021
  • Escuchar

Como era de esperarse nadie o muy pocos vieron la verdadera joya de ajedrez que planearon los Yunes del Estero, si, una verdadera jugada que ni los campeones rusos en la materia habrían ejecutado con tal magistralidad.

Resulta que los acelerados de Palacio de Gobierno en su afán por tratar de acabar con toda la oposición que les reproche y les recuerde lo pésimo gobierno que han sido, se empeñaron en sacar supuestamente del camino político electoral, al dos veces alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez.

Pero en los hechos, el plan caminaba a la perfección, pues la intención es clara mantener el gobierno de los municipios de la zona conurbada, pero, sobre todo, eran crear por esa vía dos circunstancias que, en este momento, favorecen y mucho a los panistas.

En primer lugar, crearon un mártir político, al volver al ex candidato a Gobernador en perseguido del régimen, al que colocaron en la preferencia de la sociedad, por el simple hecho de no dejarlo concursar, a la par, permitieron construir una candidatura alterna, fresca, con altísimas posibilidades de triunfo en la persona de la misma esposa del perseguido político.

Hoy Patricia Lobeira de Yunes cuenta con toda la simpatía y respaldo de la comunidad porteña, que la arropa y la cobija, por ser la madre, la esposa, la compañera que sale a dar la pelea por el marido que ha sido eliminado a la mala por el poder estatal.

Solo basta con ver la marcha que congregó más de 20 mil porteños en apoyo a Miguel Ángel, ese al que desdeñaron, acusándolo falta de vecindad, sabedores, que la justificación, podría aplicarse de igual forma al mismo candidato de Morena en el municipio, Ricardo Exsome Zapata, pues tampoco vive en el Puerto, sino se la ha pasado en la Ciudad de México, como legislador federal, los últimos 3 años.

La segunda gran estrategia que ganaron, a pesar de la batería de artillería que impidió que continuará con su campaña, fue la de permitirle con ello, convertirlo en un ciudadano perseguido por el régimen que, al ser sacado de la contienda, es más popular y conocido en el estado y el país.

Dándole con ello, autoridad y calidad moral, para recriminar y echarles en cara las pésimas acciones y conducción gubernamental que bajo la bandera de la 4T han intentado imponer en la entidad.

Ahora Yunes Márquez vuelve por sus fueros a la pelea anticipada por la sucesión gubernamental, que, de concretarse con un triunfo rotundo en las urnas, lo podría llevar directo a la silla de Palacio de Gobierno, si es que el Congreso cambia de manos, y se le aplica al mismo Cuitláhuac García Jiménez la revocación de mandato.

El manejo de la gobernabilidad a punta de balazos, garrotazos y manotazos confirma que la política es un arte, del que no todos están dotados, y mucho menos preparados para afrontar.

Ser gobierno es mucho más que llegar por el arrastre de un político demencial, que cargado de odio y rencor se encargó de provocar la división de un pueblo que demandaba solamente hacer valer la Ley. Esa que, por cierto, se pasa por el arco del triunfo un día sí y otro también.

El plan y la estrategia caminan, de concretarse, el triunfo en las urnas, habrá sido una muestra más de que en política nadie puede ser dado por muerto.

Al tiempo.

astrolabiopoliticomx@gmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.