Opinión

Salvar a Xalapa, misión de Ricardo Ahued

"La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones." – Marie Curie.

  • 15/11/2021
  • Escuchar

A escasas semanas de que se den los procesos de transición municipal, Xalapa enfrenta quizá como ninguna otra ciudad del Estado, un reto y prioridad importante, salvarla del abandonó en que la deja la peor administración municipal de la que se tenga historia.

El bueno de la película para dicha misión, no será ni Rambo, mucho menos Superman, sino un empresario de 64 años, al que los xalapeños le refrendaron su confianza, al reelegirse por segunda ocasión para estar al frente de la administración municipal.

Así, Ricardo Ahued Bardahuil encabezará con determinación el que quizá sea el reto más importante de toda su vida política.

Avecindado en la capital veracruzana, a la que ve y ama como su hogar de origen, sabe que lo primero que habrá de combatir es el ganar la confianza de la ciudadanía.

El paso de un alcalde como Hipólito Rodríguez Herrero –quien se desentendió de la realidad- para dar paso a la imposición de funcionarios, al contubernio administrativo, a la adjudicación directa de obra, y al abandono en muchos de los servicios, convertirá la misión en tarea compleja.

Quizá por ello, tras la confirmación de su aplastante victoria -2 a 1- contra su más cercano competidor, el también empresario y amigo, David Velasco Chedraui, se concentró en la necesidad de reestructurar todo el complejo entramado administrativo municipal.

Para ello, debió hacer una auditoría administrativa que le permitiera arrojar una radiografía clara de la situación organizacional y operativa de la administración municipal, con ello, combatir la duplicidad y convertir a la misma en una estructura no simplemente vertical, sino también transversal, que permita dar resultados operativos en lo inmediato.

Conocedor de lo que implica hacer operativa una estructura, ha confirmado lo que tanto sospechaba, la duplicidad de funciones, la permisividad de acciones al margen de la Ley, así como la operación de cadenas corruptivas que han sumido al Ayuntamiento en el descrédito, será lo primero a combatir.

En charla con este reportero, el senador con licencia, ha explicado que otro de los temas cruciales para hacer exitosa una administración municipal, será el revertir el complejo entramado presupuestal que hoy destina cerca del 80% de su presupuesto al gasto corriente y pago de nómina.

El estado de las vialidades, la prestación de servicios municipales como la Limpia Pública, serán temas prioritarios para su gobierno, lo mismo que la inmediata intervención en la Comisión Municipal de Agua Potable y Saneamiento de Xalapa (CMAS), en la que reconoce existen verdaderos focos rojos que ponen en riesgo prioritario al Sistema.

Por ello, reconoce la actitud y la buena voluntad del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, quien ha autorizado el destino de cerca de 88 millones de pesos en obras hidráulicas, esas que no se ven, por ser la construcción de Colectores Pluviales, con los que habrán de intentar evitar inundaciones en Colonias vulnerables de la capital.

El reto por salvar a Xalapa será inmensamente proporcional, al abandonó e indiferencia exhibida por su antecesor, a quien deberían de irle preparando una buena celda en el Penal de Pacho Viejo, porque las cuentas simplemente no salen.

La CMAS, la asignación, adjudicación de obras, así como la compra inflada de inmuebles serán las claves para poder llevar tras las rejas a tan deshonestos funcionarios municipales.

Al tiempo.

astrolabiopoliticomx@gmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.