Opinión

Hablemos de

Finanzas personales II

  • 17/05/2021
  • Escuchar

Ya hablamos sobre la importancia del ahorro para tener seguridad financiera; ahora nos enfocaremos en cómo lograr el "hábito del ahorro". De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española (RAE) la palabra ahorro significa: "dinero ahorrado o guardado para un uso futuro", si nos basamos en esta definición ¿Qué significa futuro? ¿En unas horas?¿Mañana? O quizá ¿10 años? ¿20 años?

La repuesta dependerá  del uso que le queramos dar a ese dinero; por ejemplo, si estamos ahorrando para una casa ese futuro será de 3 a 5 años; si estamos ahorrando para ropa ese futuro podrá ser de días, incluso meses; por tal motivo el primer paso para iniciar un ahorro es definir el propósito y el tiempo.

El siguiente gran paso es la elección del método de ahorro, este punto suele ser complicado para los mexicanos ¿Por? Sencillo: la falta de información; de acuerdo a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), y al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI): 

"... A nivel nacional, prácticamente 25 millones de personas ahorran a través de una institución financiera (...) El 43.7% de la población adulta (30.7 millones de personas) si bien ahorra, lo hace sin recurrir a una institución financiera, es decir, prefiere guardar el dinero en su casa (64.8%), meterlo en una tanda (31.7%), prestarlo a la familia, entre otros..."

Estas cifras muestran que los métodos favoritos de ahorro de más de 30 millones de mexicanos son: su casa, las tandas y/o los prestamos familiares ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de estas prácticas?

Colocar nuestro ahorro debajo del colchón nos permite tener accesibilidad ante cualquier emergencia, sin embargo, esto es un arma de doble filo pues a mayor disponibilidad más consumo y menor crecimiento. Otros riesgos latentes son: el incremento de perdidas por robo o asalto y, como cereza del pastel, la inflación; la cual hace que nuestro dinero vaya perdiendo el poder adquisitivo, es decir, no aumenta sino disminuye.

Las tandas son parte de nuestra cultura pero, igual que el colchón, el dinero ahorrado en ellas es afectado por la inflación, la inseguridad y la incertidumbre,  pues éstas se basan en el compromiso de cada uno de sus miembros, si uno o varios falla el dinero se perdería.

Esto también aplica para los prestamos personales de familiares. Otro tipo de ahorro que existe es el de consumo, éste se ejecuta al comprar productos más económicos, tristemente es uno de los métodos más utilizados, si dejamos fuera que esta práctica causa un poco de infelicidad, el resultado no es tan favorable ya que al final del día no vemos ni el dinero ahorrado ni sus rendimientos.

La selección del método de ahorro es vital para que logremos nuestros objetivos. ¡Éste puede jugar de nuestro lado o en contra! Lo recomendable es buscar a un profesional que nos brinde información de los instrumentos financieros, nos guíe a elegir la mejor estrategia para lograr que nuestro dinero crezca.


Lic. Ana Lilia Martínez Hernández
Asesor Financiero


Redes sociales:

Instagram: https://cutt.ly/Cbxjsyf

Facebook: https://cutt.ly/IbxjozH

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.


OTROS TEXTOS DEL AUTOR