Opinión

¿En nombre de Cristo curar la homosexualidad y transexualidad?

Recuerda el ser LGBTTTI+ lesbiana, homosexual, transgénero, bisexual no es ninguna patología, erradiquemos esa prácticas abusivas

  • 30/07/2020
  • Escuchar

Son las las 17:00 horas aproximadamente de un viernes a principio del mes de diciembre del 2012, comenzamos a subir nuestras maletas a la camioneta de uno de los coordinadores y coordinadoras del grupo de autoayuda. Cumplí con los requisitos de tomar todas las pláticas que corresponden para poder ir al retiro espiritual, dicen que será algo muy enriquecedor para nuestras vidas: el viaje comienza con el pleno conocimiento del lugar de salida pero no del lugar destino, solo sabemos que iremos a la hacienda de Mina, luego sabría que Mina era para hacer referencia a la cercanía del municipio de Minatitlán en donde se encontraba esa " hacienda".

Al llegar a un punto de encuentro de todos quienes vamos al proceso "espiritual de sanación" los familiares, coordinadores que no van al proceso o amigos llegan hasta ahí y se deben ir, nos bajamos y un par de mujeres y hombres comienzan a dar órdenes de ponernos en fila para abordar unos autobuses algo viejos y muy incómodos, ya arriba del bus pasó más de media hora y no avanzamos, son aproximadamente las 21:00 horas y le digo a una de las mujeres que provenía del mismo grupo del puerto de Veracruz que si acudimos al sanitario, me dijo: sí. Nos bajamos y al salir del autobús una mujer se acerca diciendo: "¿A quién le pidieron permiso?", "solo vamos al baño ahí enfrente", señalamos, "ok tienen 5 minutos".

Me sentí una niña regañada, pero debo afirmar su imponente voz y seguridad me hizo no contestar alguna insolencia, regresamos al bus y por fin comenzamos a salir. Son aproximadamente 5 autobuses todos hasta el tope de llenos, mujeres, niños, hombres, jóvenes.

Ya pasaron aproximadamente 2 horas y aun no llegamos, pasamos por pequeños pueblos y calles muy angostas sin pavimentar, los movimientos dentro del autobús parecían como esos juegos de feria que te tiembla todo.

Ya es casi medianoche y por fin llegamos, solo se levantan las y los coordinadores o padrinos, los demás permanecemos sentados, pasaron como 10 minutos y nos dicen bajen uno a uno en fila, mientras bajamos nos dicen: toma alguna maleta, cubetas o cajas de ahí y llévalas siguiendo al grupo, al llegar veo unas cabañas de palma y madera que se podía ver por las rendijas, en algunas hay luz corriente y en otras velas, se escucha un ruido a lo lejos, después descubrí era la planta de luz, más al fondo veo unas antorchas encendidas, enterradas en el suelo.

Nos comenzamos a congregar en medio de una tipo pista de tierra, a los lados había varias cabañas y enfrente una capilla con muchas velas y una cruz de palo rústico, llegan unos hombres con unas latas con carbón y copal agarradas con alambres, comienzan a pasar alrededor de todas las personas, conté mas de 300 en ese grupo pero al fondo había más, luego encienden una bocina que estaba en lo alto de un enorme palo rústico al fondo.

Nos piden cerrar los ojos, a nuestro alrededor hay varias personas asegurándose que los tengamos cerrados. Comienza hablar una mujer: han llegado al lugar de las debilidades humanas, repitan conmigo, "todo lo que aquí vea, escuche o haga no lo divulgaré jamás, y en caso de que lo hiciera que se me regrese 70 veces 7, 70 veces 7, 70 veces 7". 

Eso parecía un tipo conjuro, que con el olor a copal, incienso, las antorchas, luz eléctrica apagada hacía imaginar una película tétrica de aquelarre.

Después de escuchar casi 20 minutos de letanías y reglas, nos separan en diferentes grupos, quienes iban la primera vez, la segunda, tercera, cuarta, y niños (as) a otro lado.

En cada tipo cabaña o campamento rustico había un coordinador o coordinadora, a nuestro grupo nos tocó un coordinador, se presenta diciendo su nombre y dice: "pues bien, ya escucharon las reglas, vinieron a trabajar con sus debilidades humanas, con la ingobernabilidad, si quieren agua, café,té o ir al baño alcen la mano".

Comenzaron a pasar jóvenes, mujeres y hombres a nuestro alrededor diciendo sobre su vida, sobre problemas de adicción a las drogas, al sexo, robos, infidelidades, violencia familiar, a la par nos daban unas preguntas y escribíamos sobre nuestra vidas, yo comencé con el té pero después tuve mucha ansiedad de estar ahí sentada, ya casi al amanecer del día sábado pedí café, me dio dolor de estómago y pedí ir al baño, me voy hacia el sanitario pero debía ir acompañada de alguien de los que ahí estaban apoyando.

Teníamos mucha hambre, ya habían pasado varias horas del viaje desde nuestra ciudad y luego estar ahí sin dormir casi 24 horas. Nos dicen, dejen ahí sus apuntes van a comer, todos (as) sonreímos, nos trajeron una torta y agua de sabor, creíamos ya habíamos terminado pero no fue así, el proceso final llegó el día domingo para amanecer lunes.

Nuevamente nos congregan en la pista de en medio como al principio del retiro, el mismo procedimiento del copal, pero en esta ocasión nos piden hacer círculos mientras nos agarramos de las manos, cerramos los ojos nuevamente, el micrófono se enciende y ahora la voz de un hombre dice: "ya casi están apunto de terminar échenle ganas", "gracias padrino, por favor cantemos estas alabanzas", dijo una mujer. Pasaron como 10 minutos de algunas canciones cristianas, después de eso nos piden tirarnos al piso hincadas (os), comienza a decir la voz melosa repitan conmigo, renuncio a los malos hábitos alimenticios, renuncio a la vida ingobernable, ¡repitan!, ¡repitan!, decían los coordinadores. "Renunció a la homosexualidad, ¡grita!", me dice uno a mi lado, renuncio al lesbianismo, renuncio a la drogadicción, renuncio a robar, renuncio a la infidelidad, después de casi 30 minutos de renunciar a muchas cosas ponen otras alabanzas y ahí un par de personas comienzan a llorar y gritar "¡ayúdame señor, ¡ayúdame!, pídele, es el momento", decían una mujeres y hombres coordinadores.

Por fin nos levantamos del suelo y nos dirigimos hacia las cabañas, nos piden traer nuestras hojas donde escribimos y una silla, a cada persona nos designaban un "padrino o madrina", el cual fungía como tipo psicólogo leíamos nuestra hojas frente a él o ella y nos daba un diagnóstico, yo acababa de comenzar a estudiar psicología pero desde mucho antes me gustaba leer mucho, a todas sus respuestas les daba otros fundamentos y refutaba racionalmente, al terminar la última hoja me dice, "por favor ya no digas nada, solo escucha, tu vida ingobernable te ha llevado hasta aquí". Traté de reír, pero guardé silencio y miraba hacia un lado de él, veía muchas personas jóvenes y niños al fondo, bien vamos a quemar tus hojas dijo el "padrino". Trajo una vela, encendió incienso y me dijo enciéndela, al terminar me dijo híncate y ahora has nacido a una nueva vida, aquí le vas a pedir perdón a él no a mi, vas a decir "renuncio a la homosexualidad y toda mi vida ingobernable", le dije yo no soy homosexual, soy transexual, me dijo "ya deja de racionalizar por favor. ¡Anda pídele perdón!", dije perdón.

"¿Así lo vas hacer?", contestó, "esas palabras son falsas, te voy a decir algo, yo fui como tú, me inyectaron aceite, me prostituía, entregaba mi cuerpo que es un templo por unas monedas, la gracia y misericordia me salvaron, hoy tú tienes una única oportunidad de cambiar ese rumbo de la perdición: anda pide perdón", volvió a decir.

Ya teníamos casi 3 horas ahí y mis rodillas comenzaban a temblar, grité "¡perdón, perdón, renunció a la homosexualidad y mi vida ingobernable!".

"Hoy Cristo nuestro señor te ha sanado, ya eres una nueva persona, te daré unas recomendaciones saliendo de aquí no puedes tener relaciones sexuales con ningún hombre, sino puedes morir de Sida, puedes salir al cine, de paseo con amigos pero nada de sexo, vas estar así por un año y ya después podrás tener relaciones pero solo con mujeres".

Me abrazó el padrino que al parecer "antes" fue una mujer transexual y se deconstruyó, me dijo puedes ir a comprar a la tiendita, vete con los demás de aquel lado. Así lo hice fui a comprar tenía mucha hambre, compré tamales, tortas, refresco, de todo lo que había, cuando estaba ahí comiendo con la mirada perdida sentada tenía un sensación de coraje y cierta paz por ya no estar sometida a decir cosas que no quería decir.

Al salir un hombre me habló y me acerco a él. "La próxima vez te quiero con el cabello corto o yo mismo te lo voy a cortar aquí, aquí vas aprender a ser un verdadero hombre", mientras reía con los demás a su lado, ahí no logré quedarme callada y le dije "eso es delito, si quiere obligarme algo que no quiero", un muchacho a mi lado me dijo "ya dejen a los nuevos" y me tomó del hombro dirigiéndome hacia el camino de salida.

Los nombrados grupos de retiros espirituales, anexos de AA fuera de serie, 4 y 5 pasos, grupos evangélicos y católicos en México no tienen ninguna regulación sobre los procesos que llevan a cabo a niños, jóvenes y adultos, tan solo de 2018 a 2020 se han registrado más de 8 masacres en los estados de Chihuahua, Colima, Puebla, Estado de México y Guanajuato ( https://www.msn.com/es-mx/noticias/mexico/crimen-organizado-contra-centros-de-re habilitaci%C3%B3n-ataques-registrados/ar-BB16gSOF?li=AAggpOd). Sin embargo, en estados como Veracruz, Oaxaca, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas también han ocurrido constantes ataques e incidentes dentro de estas nombradas haciendas y centros de atención para las adicciones que actúan como sectas en sus procedimientos.

Mi paso por esas mal nombradas "terapias de conversión" me llevó a constantes ataques de ansiedad, y nuevamente a pensamientos suicidas. La primera vez que recibí una fue en la iglesia evangélica donde acudía cuando tenía 17 años, la segunda vez fue en la hacienda donde aquí relato lo ocurrido, la distopía religiosa que manejan esa sectas usando la psicología, religiones, miedo, y vulnerabilidad de las víctimas lleva a considerar a los nombrados padrinos,madrinas, sacerdotes y pastores que practican tales actos como casi santos.

Recuerda el ser LGBTTTI+ lesbiana, homosexual, transgénero, bisexual no es ninguna patología, erradiquemos esa prácticas abusivas contra la niñez, jóvenes y adultos quienes tengan alguna orientación sexual o identidad de género que no sea del sistema heteronormativo y cisnormado, denunciemos ante las fiscalías esos charlatanes que dicen que pueden corregir tu vida si eres LGBTTTI+, NADA QUE CORREGIR.

Dudas, preguntas al correo

jazzamor88@gmail.com

Facebook: jazz bustamante Twitter: @tv_yazi

     

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.