Opinión

Aflorismos Disidentes

La historia de una trabajadora sexual trans, contada a través de la activista t

  • 16/12/2019
  • Escuchar

Esa pregunta al hacerla me causa conflictos, sin embargo, en el estado de Veracruz la vida de las mujeres transgénero, transexuales y travestis al parecer no valen nada.

 Ananda tiene 23 años ofrece sus servicios sexuales en una plataforma virtual, con lo que gana ayuda a su abuela quien en realidad le dice mamá ya que le crio desde muy pequeña, platique con ella sobre como decidido iniciarse en el trabajo sexual o escort como ella dice.

¿Dime que es lo más difícil de tu trabajo?

Pues nunca sabes con que nuevo loco te vas a topar, los hay de todo, hombres que te piden tu ropa para travestirse, unos que piden les introduzcas objetos, unos que orines encima de ellos, otros que quieren un trío llegan con su esposa, al principio me sorprendí de ver hombres tan educados o muy bien vestidos que pedían cosas que jamás yo había hecho, todo es difícil al principio.

¿Por qué decidiste este trabajo?

Bueno antes trabaje en una tienda, luego deje la escuela y estaba estudiando belleza, pero la verdad no me alcanzaba y yo quería operarme las bubis.

¿fue por el dinero entonces?  

La verdad sí, pero creo también a las mujeres transexuales casi nunca nos dan trabajo, he sufrido mucho la discriminación por ser como yo me siento.

¿A qué edad comenzó tu transición de chico a chica?

A los 13 años iba en secundaria y deje de ir a la escuela y regrese a los 15 años a una escuela sabatina por que en la secundaria siempre había pleitos con las maestras y maestros por que me maquillaba o dejaba el cabello un poco largo.

¿Perdón por la indiscreción cuantas operaciones llevas?

Pues yo solamente tengo 2 las bubis, nariz y también me inyecto labios con colágeno y hormonas.

    

¿Cuéntame lo mas doloroso o frustrante que te sucedió cuando estabas en algún servicio?  

Tenía miedo contarlo anteriormente  pero esto fue hace ya como hace dos o tres años me pidió un cliente un servicio a su departamento  aún era de día pero ya casi oscurecía.

Lo noté raro, así como muy acelerado, y se tocaba mucho la nariz luego vi que se estaba metiendo perico ( cocaína). Se portó lindo un par de minutos y después comenzó a golpearme y jalarme los cabellos, yo grité pero estaba muy asustada le decía ¡déjame!, entonces me tiró a su cama me comenzó a quitar la ropa, yo estaba boca abajo y el hombre, maldito, creí que mataría.

Me abrió las piernas abusó de mi y cuando terminó, yo seguida llorando, pero él todo estúpido se fue al baño y comenzó amenazarme que si algo decía me iba peor.

Me tuvo ahí en su departamento durante casi 4 horas, me dio una patada y cachetadas. Me regresó mi bolsa con mi celular y cosas.

Me fui dando gracias por dios por que me dejó con vida, pero esa situación me a dejado un poco traumada, le temo mucho a los hombres que se drogan y hacen esas caras como las hizo el maldito ese.

 ¿Interpusiste alguna denuncia, le contaste alguien sobre lo sucedido?

Nunca denuncié por que para nosotras las putas no existe la justicia y menos si eres una mujer transexual, después de varios meses le dije a una amiga y un novio.

Si el presidente o algún político te pidiera consejo sobre que hace falta a las trabajadoras sexuales o a las mujeres trans en general, ¿Qué le pedirías?

Primero seguridad para nosotras, ya que a varias compañeras las han asaltado, igual a varias las han violado como a mí, bueno también le pediría trabajo digno para nosotras, donde podamos tener prestaciones y casa todas esas cosas que aquí en esto no tenemos.

Ananda es un nombre que utilicé para resguardar la identidad de nuestra entrevistada, quien afirma aún tener miedo del hombre que la violó y agredió físicamente, al igual que ella cientos de mujeres trans en el estado de Veracruz no tienen otra opción para salir adelante, ya que las empresas e instituciones son aún muy rigurosas por los  estereotipos y expresiones de género.

Si a esto le agregamos la documentación oficial no homologada acorde al género con el cual se asumen, las probabilidades son muy pocas. El estado de Veracruz aun no reforma su Código Civil para dar el reconocimiento jurídico a las poblaciones transgénero y transexuales, sin embargo, muchas acuden a Ciudad de México a hacerlo.

Rita María Hernández, directora de la Comisión Unidos Contra la Trata A.C., declaró que el 83% de las trabajadoras sexuales inició cuando tenían menos de 16 años de edad, de acuerdo con su estudio elaborado por la organización de la cual es directora, en conjunto con la Universidad de Xochicalco (Tijuana), la Universidad de California en san Diego (E.U.A ), la Universidad de Columbia Británica (Canadá ), entre otras universidades; las cuales entrevistaron a 400 mujeres donde también arrojó el estudio, que el 96 % por ciento de las sexoservidoras ha experimentado abusos sexuales, situaciones traumáticas y su escolaridad no supera el sexto de primaria y secundaria.  

Si bien, el anterior estudio fue hecho hacia mujeres cisgénero y no hacia mujeres trans, valdría la pena resaltar que las violencias estructurales en ambos casos son muy similares, pero con las mujeres trans existe un común denominador sobre la baja expectativa de vida; para muestra de ello los más de 100 asesinatos cometidos tan solo en el estado de Veracruz a mujeres trans de 2012- 2019, resaltando que el 60% de las víctimas trans ejercían el trabajo sexual (diagnostico crímenes de odio para el estado de Veracruz LGBTTTI+).

La violencia contra las personas trans, particularmente las mujeres trans, es el resultado de la combinación de varios factores: exclusión, discriminación, y violencia en el ámbito de la familia, de la educación y de la sociedad en general; la falta de reconocimiento de su identidad de género; involucramiento en ocupaciones que las ponen en un riesgo más alto de violencia y alta criminalización.           

La expectativa de vida de este sector poblacional en la región, es de 30 – 35 años de edad. Según la información estadística recolectada por la CIDH. 80 por vciento de las personas trans asesinadas durante un periodo de 15 meses tenia 35 años de edad o menos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recibió informes consistentes que demuestran que las mujeres trans que ejercen trabajo sexual, son particularmente vulnerables a la violencia en su entorno comunitario (Fuente Violencia Contra personas LGBTI CIDH capitulo 5 pág. 15).

¿Cuánto vale la vida de una mujer trans que ejerce el trabajo sexual? Después de leer estos datos creo que muchos de ustedes podrán ya saber la respuesta.

Valdría la pena sincerarnos. ¿Cuántos de quienes leen este articulo, han pagado por servicios sexuales? Detrás de cada trabajadora sexual hay una historia de lucha constante, de resistencia, de vulnerabilidad, de vanidad, de tristeza, de resentimientos, de estigmas, de burlas, de disciplina, de persistencia, deseos y de amor, las cuales merecen una mejor calidad de vida en este país donde ser mujer o ser niña sigue siendo un peligro.

Donde el sistema machista sigue introyectado hasta lo más hondo del subconsciente, es donde nuestro desafío como sociedad seguirá siendo la educación, la empatía y el amor. Estos tres podrán llevarnos hacia resultados más favorables, muy necesarios en este país donde diariamente asesinan un promedio de 9 a 10 mujeres y niñas, este país donde las personas trans siguen siendo un grupo marginado, pero el cual deja muchas ganancias al sistema estado. 

Dudas, comentarios al Correo: jazzamor88@gmail.com