ESTADOS

Veracruzanos esperan hasta 12 horas para aplicarse prueba covid

El aumento de contagios en el estado de Veracruz disparó la afluencia de personas para realizarse la prueba covid en centros de salud y laboratorios

  • Inés Tabal G.
  • 14/01/2022
  • 17:17 hrs
  • Escuchar
Veracruzanos esperan hasta 12 horas para aplicarse prueba covid
Algunos otros prefirieron irse a farmacias privadas. Foto ilustrativa; Cuartoscuro.

Una puerta negra con cristales tapados por cartón divide el consultorio del pasillo de dos metros de ancho por 10 de largo, donde al menos 18 personas esperan pasar a consulta para ver si son o no candidatos a que les realicen la prueba que detecta el virus de la covid-19.

En el Hospital de Especialidades 14 IMSS CMN Veracruz, ubicado en la avenida Cuauhtémoc del puerto de Veracruz desde las 5:00 de la mañana las personas hacen fila en ese pasillo, esperan pasar a consulta, otras aguardan turno para realizarse la prueba desde un día antes. 

Al llegar a las instalaciones lo primero que verás es una carpa blanca donde una docena de personas se protegen de la llovizna que cayó la mañana del jueves 13 de enero en el puerto de Veracruz

TAMBIÉN LEE:  Se agotan pruebas covid en Veracruz por cuarta ola

Aquella fila es para los que son candidatos a realizarse la prueba. Antes de eso te tocara esperar en el pasillo donde unos cuantos respetan la sana distancia. 

Los estornudos y la tos será el sonido que no dejarás de escuchar en las casi cinco horas que estarás en ese lugar. 

"¡Si no tengo covid, aquí me va a dar!", vocifera una señora que creyó que tendría que formarse en la fila y pasaría a realizarse la prueba rápidamente.

"Hace unos días vine y no era así, solo tenías que pasar a la prueba y rápido", le contesta su esposo, quien hace un mes se realizó la misma prueba y pasó en menos de una hora, asegura. 

Rápidamente el matrimonio longevo es canalizado al pasillo de espera, no tardan ni 10 minutos cuando la señora de tés blanca y cabello rubio canoso decide realizar una llamada, sale del sitio mientras su esposo espera paciente. 

"Vámonos, ya me dijo Rogelio que ellos me harán el estudio para que no tenga que esperar tanto", 20 minutos después de su llegada el matrimonio se retira.

"La fila avanza rápido, yo no tiene mucho que llegué y ya va avanzando, pasan de tres en tres", dice Lorena.

La chica de 1.65 de estatura vestida de pants negro y sudadera llegó a las 7.30 de la mañana, su cara luce cansada, la noche anterior no logró conciliar el sueño debido al dolor de garganta.

Ella trabaja en un conocido supermercado del puerto, dice que la mayoría de sus compañeros están enfermos de tos, gripe e incluso algunos de temperatura, pero que aun así acuden a trabajar.

"Mi esposo me dijo que me iban a pasar al área covid yo le dije no creo, pero mira aquí estoy. Yo siento que es infección en la garganta, porque me duele hasta el oído", cuenta Lorena. 

Antes de llegar al pasillo covid había pasado a urgencias, no obstante, no la quisieron atender debido a que presentaba uno de los síntomas covid; dolor de garganta. 

Dice que solo viene por un antibiótico, también que pudo haberse ahorrado la desmañanada y la espera si hubiera ido a una farmacia a checarse, pero necesita la incapacidad para presentarla en su trabajo, ya que sin ella no le dan el día y no quiere presentarse enferma. 

La fila sigue avanzando y Lorena entra a la sala de consulta, mientras tres hombres platican para pasar el rato.

"Yo estoy desde la cinco de la mañana haciendo fila", dice uno de ellos que se encuentra sentado, aproximadamente 60 años, su pelo y barba canosa que cubre con el gorro y cubrebocas no ocultan su cansancio.

Los otros dos hombres que se encuentra frente al señor dicen haber estado desde un día antes, estuvieron desde las 10:00 de la mañana hasta las 8:00 de la noche, pero solo pasaron a consulta y no alcanzaron a realizarse el estudio. Por lo que los citaron para el siguiente día para que sean los primeros en pasar.

"Hoy hay menos gente, ayer había más daba hasta el final", dicen uno de ellos mientras señala la carpa blanca.

La fila sigue avanzando y ahora pasan siete personas; te piden te quites el suéter y enseñes tu tarjeta, una de las enfermeras te mide los signos vitales y te manda a la fila de espera.

No tardaras mucho para pasar a consultar y checar si eres candidato, pero si para realizarte la prueba, ya que cerca de 60 personas aguardan lugar desde el día anterior y otras 20 que llegaron antes de ti.

En el transcurso de la mañana se realizaron 109 pruebas para detectar la covid-19.

El resultado de esos estudios se verá reflejado en las próximas estadísticas de la Secretaría de Salud del Estado, que hasta el momento supera los tres mil nuevos casos covid registrados en tan solo 13 días del 2022.

TAMBIÉN LEE:  Aumento exponencial; Veracruz supera 3 mil casos activos de covid-19

En las farmacias y laboratorios particulares es otra historia

Afuera del hospital, en las farmacias de los alrededores la historia es otra, hay menos gente, pero no lo suficiente como para pasar rápido a realizarte la prueba covid.

En la farmacia que se encuentra a unas cuadras del hospital también hay fila, al menos 10 personas esperan dispersas del lado del local y al otro costado de la calle.

Ahí está Cristina, lleva 25 minutos esperando la prueba rápida, dice que no asistió al seguro por no ser derechohabiente, por lo que acudido a un laboratorio, además, señala que en las farmacias es más económico.

Una prueba covid ronda entre 229 a dos mil 998 pesos, dependiendo el lugar y el tipo de prueba, normalmente las denominadas PCR suelen ser más caras que las de antígenos, según lo consultado en distintos laboratorios del puerto.

"He ido a Salud Digna, pero aquí siento que es más económico, yo me la hice el año pasado y estaba en 900, aquí me están cobrado 345", dice.

Ella tomó la decisión de acudir a realizarse la prueba debido a que el lunes presentó dolos de garganta, escurrimiento nasal y tos. Tiene que hacerse el estudio para presentarse a trabajar, ya que cuida a una persona adulta y necesita descartar toda posibilidad de contagio.

Al lado de Cristina está Jonathan, el joven de 28 años lleva una hora esperando, cuenta con el turno 19 y atrás de él hay otras personas.

Dice que decidió acudir a esta farmacia porque le queda cerca a su trabajo y prefiere evitar ir al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) porque no confía en ellos.

"Tengo un poco de escurrimiento nasal, dolor de garganta hace dos años me dio covid, estuvo complicado en aquel tiempo no estaba vacunado" cuenta Jonathan.

Él y Cristina se quedarán esperan a fuera de la farmacia, tendrán que soportar el aíre y la lluvia que persiste en el puerto, pero seguro saldrán más rápido que las personas que esperan en el IMSS.

Aumentan pruebas y se saturan laboratorios

La variante Ómicron que llegó al país el 3 de diciembre, disparó los contagios en el país. De acuerdo con el presidente del Colegio de Medicina Interna del Estado de Veracruz, Alejandro Quintín Barrat Hernández, dice que esta nueva cepa es más rápida de contagiarse.

No obstante, también es menos agresiva que las demás, esto debido a que la mayoría de la población se encuentra vacunada, por lo que se prevé que la denominada cuarta ola de contagios se disipe a finales de febrero.

"Estas dos semanas pasadas, los casos han sido muy frecuentes, a diferencia de lo que fue noviembre y la primera mitad de diciembre, que prácticamente no había casos", aseguró.

Este aumento de casos hizo que a su vez incrementaran la demanda para realizarse las pruebas, la saturación en los por tales digitales de los laboratorios donde se realizan.

El 11 de enero el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, hizo un llamado a la población que presenta síntomas de enfermedades respiratorias a no realizarse la prueba y mejor mantenerse aislados.

"En lugar de correr al quiosco a hacerse una prueba, quédese en casa. Esto incluye estar pendiente de monitorear la respiración. Si la oxigenación baja entonces sí podría ser una condición de mayor riesgo" dijo.

Sin embargo, en Veracruz la población ha hecho todo lo contrario. Aunque hasta el momento no se tiene la cuenta de cuantos estudios se han realizado en el puerto de Veracruz, pero las colas y filas que se forma demuestran la alta demanda.