ESTADOS

Tacos de Guisado "La Canasta", medio siglo de tradición en el puerto

La suspensión de actividades no esenciales hizo que las ventas de tacos de guisado "La Canasta" cayeran; sin embargo, la fidelidad es mayor a la crisis

  • Inés Tabal G.
  • 16/10/2020
  • 21:34 hrs
  • Escuchar
Tacos de Guisado La Canasta, medio siglo de tradición en el puerto

Rodeados de hoteles de paso y edificios antiguos que guardan historia entre sus paredes, dentro de la calle Tenoya, en el centro de la ciudad de Veracruz, están Ernesto López y sus dos hijos, quienes juntos trabajan en el negocio familiar de Tacos de Guisado "La Canasta".

Son 50 años en los que aquel pequeño negocio lleva instalado en ese lugar, 38 de ellos lo ha manejado Ernesto, los otros 12 fueron iniciados por su tío Vicente Mejía, quien fue adquiriendo clientes y posicionando sus tacos como los preferidos para los trabajadores y vecinos de la zona de mercados.

Los clientes llegan todas las mañanas ansiosos a degustar aquel platillo callejero, que además de económico resulta "llenador", para las largas horas laborales por las que pasan, aseguraron los comensales.

De longaniza guisada, picadillo, adobo, chiles rellenos, huevo en salsa, torta de huevo, pollo, asadura o menudo de res, así como de rellena o moronga, son los guisados que diariamente y sin falta se ofrecen en su puesto montado en el triciclo. Una hielera al tope de refrescos fríos sirve para acompañar el platillo que se degusta de manera efímera por los clientes.

El sello característico no solo son las dos grandes canastas que conservan calientes los guisos con los que se preparan los tacos, sino también la forma en la que se sirven, estos se entregan en un pliego de papel, sin usar platos o plásticos desechables.

"Cuando mi tío comenzó aquí era terminar de Pancho Villa, la Progreso, Palmitas, Gasolinera Mocambo era una terminal de camiones", recordó Ernesto.

Después de que su tío falleció el negocio pasó a manos de Ernesto, tres generaciones son las que mantienen vivo aquel local, que pese a la pandemia por el covid sigue sin decaer, recibiendo todos los días a cientos de trabajadores.

Debido al gran auge que tienen entre los jarochos y para poner orden entre sus clientes, tuvo que implementar el servicio a través de turnos.

Mientras su hijo menor Jairo reparte los boletos entre los consumidores, su primogénito Ernesto lo ayuda a preparar los tacos.  

Con un triciclo color amarillo donde carga una canasta que es sello de su nombre, reparte entre la docena de personas que esperan su pedido, alrededor de aquellos tres hombres, los cuales ya extrañaban volver a su lugar de trabajo. 

Cierre de calles afectó sus ventas

Hace un par de semanas que volvieron a instalarse en el callejón Tenoya, ya que la pandemia por el covid-19 los obligó a ausentarse por algunos días. 

Las nuevas medidas de seguridad que los obligan a portar cubrebocas y cambiar por completo la manera en la que atendían a sus clientes, fueron uno de los retos que experimentaron al inicio de la cuarentena.

"Ha bajado bastante, aparte con lo de las medidas de seguridad pues el estrés que hemos tenido hizo que descansáramos varios días", dijo Ernesto.

El cierre de calles que implementó el Ayuntamiento de Veracruz y el Gobierno del Estado a inicios de la pandemia, como principal medida para evitar la aglomeración en la zona centro, hizo que las ventas decayeran 80 por ciento.

Aunado a eso el otro factor que los afectó fue el cierre de negocios no esenciales, debido a que la mayoría de sus consumidores son trabajadores cercanos a la zona, hizo que cerraran por algunos días, admitió Ernesto.

La Semana Santa también perjudicó los ingresos de la familia López, ya que en esa temporada cerraron por completo.

Fue mes y medio en los que se vieron en la necesidad de suspender labores, mientras que, el resto de la pandemia hizo que el poco producto que llevaban a vender se quedara, por causa de la ausencia de sus clientes.

Paulatinamente y con la reanudación de actividades la clientela está regresando, Ernesto admite que después de la suspensión de actividades es como si el negocio empezara desde cero, pues los pocos ahorros que tenían guardados para comprar mercancía se gastaron para que ellos pudieran sobrevivir la cuarentena. Ahora se mantiene constantes para recuperar lo perdió, aseguraron.

Preferencia de los jarochos hizo que el negocio siguiera vivo

Fue a mediados de marzo que cerca del 70 por ciento de los comercios ubicados en la ciudad de Veracruz se vieron en la necesidad de bajar sus cortinas temporalmente, por decreto de la Secretaría de Salud para controlar la propagación del covid.

Esto ocasionó que muchos negocios tomaran la decisión de cerrar definitivamente, debido a que no podía costar los gastos de renta, agua y luz.

Fueron más de 4 mil negocios los que cerraron en la zona conurbada, de acuerdo con el reporte de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco).

Pocos son los que hasta el momento siguen en pie después de los cinco meses en los que estuvieron en paro, la mayoría de ellos aun siendo locales con una gran antigüedad en el puerto no lograron soportar la crisis, afirmó el presidente de la Canaco, Antonio Mendoza.

Pero Tacos de Guisado "La Canasta", al igual que muchos pequeños negocios ambulantes que tiene varios años en el puerto, continuaron laborando pese a los retos que impuso el covid, gracias a la fidelidad de sus clientes es como todos los días Ernesto y sus hijos salen para ganarse el sustento del día.

"Se siente muy padre el saber que la gente nos prefiere, en parte porque es una especie de tradición y pues también por la sazón y la calidad de la comida", comentó orgulloso Jairo.