ESTADOS

Susana encontró en la pintura motivos para no rendirse

Las obras de Susana han estado en diferentes exposiciones a lo largo de todo el país; también fueron vendidas en Estados Unidos y, próximamente, Argentina

  • Inés Tabal G.
  • 29/03/2021
  • 20:30 hrs
  • Escuchar
Susana encontró en la pintura motivos para no rendirse
Susana vive en Rincón de los Toros, un poblado de 407 habitantes, ubicado a hora y media del puerto de Veracruz.

PASO DEL MACHO, VER. – El silencio que impera en el ejido Rincón de Los Toros es perturbado por el incesante ruido del motor de las motos y de los volteos de carga que entran y salen del pueblo repletos de caña de azúcar. Las parcelas que en esta temporada se pintan de negro es el principal indicio de abundancia que caracteriza a la región.

Aquí, los habitantes pueden jactarse de decir que este lugar fue catalogado como la segunda zona con más producción de caña de la región. Rincón de los Toros está ubicado a dos horas y media del puerto de Veracruz y a solo 20 minutos de la cabecera municipal de Paso del Macho.

En este pequeño ejido de no más de 407 habitantes y 111 viviendas, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), vive Susana Andrade Vargas, quien pasa sus días pintando todo lo que le nace del corazón, que plasma en lienzos y cuadros que reflejan una nueva forma de ver la vida.

A sus 28 años sus obras han estado en diferentes exposiciones a lo largo del país, en lugares como Querétaro, Tehuacán y Michoacán. También vendidos en Estados Unidos y, próximamente, en Argentina. 

“La pintura me ha dado motivos para no rendirme”

Para llegar a Rincón de Los Toros se debe atravesar dos poblados, un camino de terracería que no impide el paso de los volteos y que es rodeado por cientos de hectáreas, algunas llenas de caña de azúcar, otras con el fruto recién cortado. El calor que aumenta con la temporada de zafra hace que el tizne salga del suelo y se impregne en cada esquina del pueblo y de sus habitantes.

- Para ti ¿Qué significa la pintura? –

- Para mí la pintura significa mucho, es la forma de expresión, he ido avanzando poco a poco en cada trabajo y me siento muy contenta de cada logro - responde Susana.

Fue a la edad de siete años que comenzó a adentrarse en el mundo del arte, sus principales motivadores fueron sus padres. Todo lo que sabe lo aprendió casi de forma empírica, apoyada por algunos cursos de teoría que tomó en la cabecera municipal hace tres años.

El arte fue uno de los medios que la impulsó a salir adelante, pese a los múltiples obstáculos que se presentaron en el camino y la subestimación que muchas personas realizaron por su condición.

A la edad de cuatro años, Susana enfermó, los médicos tardaron tres en diagnosticarla con Dermatomiositis Juvenil, un raro padecimiento que cada año desarrollan cuatro niños por cada millón de personas.

Por negligencias médicas el padecimiento fue avanzando, lo que causó que a los siete años dejara de caminar.

“Cuando yo paso todo ese proceso en el cual ya no pude salir con los demás niños a jugar, mi padre inicia a buscar maneras en las que yo me distraiga, inicia comprándome libros para colorear, para leer, colores, lápices y ahí es como inicie en el dibujo”.

Entre risas, recuerda que cuando era niña se le dificultaba calcar los stickers, por lo cual decidió dibujarlos a mano y desde entonces perdió la cuenta de cuantos cuadros ha hecho.

Su madre Isabel Vargas dice que quizás su talento lo heredó de su abuela paterna que, aunque nunca pinto algún cuadro, tenía la facilidad de hacer cualquier dibujo que saliera de su mente.

“Ella empezó desde chiquita a hacer dibujitos (…) después la llevamos a unos cursos de pintura y ahí fue donde aprendió a combinar los colores de las pinturas”, dijo Isabel.

Con lluvia, calor y cansancio, los padres de Susy la acompañaban todos los días hasta Paso del Macho, para que lograra terminar los talleres de pintura. En ese lugar conoció más personas que, al igual que ella, poseían la misma pasión por el arte y quienes de alguna manera u otra le enseñaron a no rendirse y creer en su potencial.

Pandemia suspendió su tratamiento y exposiciones

En Rincón de los Toros la pandemia de la covid no existe y no es que los habitantes se nieguen a creer en el virus, sino más bien aseguran que en la comunidad todavía no se registra ningún caso sospechoso o confirmado. A pesar de la cercanía con otros ejidos como Rincón Vainilla, La Mariposa y Mata Domingo, ejidos donde los vecinos aseguraron que hubo personas que dieron positivo al virus.

Según datos del Mapa Covid de la Secretaría de Salud, el municipio de Paso del Macho cuenta con 60 casos confirmados de la covid, 13 defunciones y siete personas sospechosas.

La llegada de la pandemia vino a suspender todos los planes de Susana, ya que anteriormente tenía planeado más exposiciones, una de ellas se realizaría en Córdoba. Esa sería a la primera a la que iba a asistir, pues por su condición se le dificulta viajar largas distancias.

Al igual que la familia, procura salir lo menos posible a otras ciudades y mantiene una higiene puntual para evitar el riesgo de contagio.

Otra de las cosas que la pandemia suspendió fue su tratamiento. Debido a que en el estado no cuentan con el suficiente equipo e información para tratar su condición Susana tiene que tomar sus terapias en Ciudad de México, en el Hospital de Nutrición. Desde hace un año dejó de ir a causa del covid.

“Mi rehabilitación sí ha sido un poco difícil, porque donde vivo no hay tantos especialistas. Intenté ir, pero me explicaron que no sabían qué terapia hacerme, entonces desde ahí no las he retomado”.

A pesar de todos los obstáculos Susana tiene en claro sus metas y planes a futuro “me gustaría superarme más, llegar más lejos, llegar a exponer en diferentes estados o en diferentes países, quiero que mi arte traspase fronteras”.

ac