ESTADOS

Seguiremos hasta donde aguante: José vendedor de cubrebocas

El negocio de los cubrebocas se convirtió en un medio de trabajo que ayudó a cientos de personas que perdieron su empleo por la pandemia

  • Inés Tabal G.
  • 13/05/2022
  • 20:55 hrs
  • Escuchar
Seguiremos hasta donde aguante: José vendedor de cubrebocas

José Alberto vende cubrebocas en la zona de mercados del puerto de Veracruz, hace dos años fue uno de los primeros locales que se pusieron en ese lugar, la llegada de la emergencia sanitaria y la baja en ventas de ropa obligó a él y su hermana a cambiar el giro del negocio.

Tras la baja de contagios en el municipio de Veracruz y la suspensión de los cubrebocas en espacios abiertos, poco a poco los negocios como el de José registran menos ventas, pero aseguró que continuaran hasta donde “aguante”.

“La venta ha ido bajando, de un 100 por ciento que teníamos de venta en los meses con más contagios por el covid bajó hasta 60 por ciento”, afirmó José.

El negocio de los cubrebocas se convirtió en un medio más de trabajo que ayudó a cientos de personas que perdieron su empleo por la suspensión de actividades no esenciales.

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Veracruz se perdieron 57 mil 585 empleos formales entre febrero y julio de 2020, esto a inicios de la covid-19 en el estado.

"El negocio era de ropa, pero como bajó la venta se puso una mesita de cubrebocas. Nosotros vendíamos barato, porque en otros negocios estaban bien caros", dijo José.

De acuerdo con José comenzaron con unas cuantas cajas de cubrebocas, por lo que la inversión no fue mucha, debido a que ellos ofrecían su producto más barato a comparación de otros negocios que también comenzaban a vender. Así consiguieron muchos clientes.

De vender unas cuantas cajas de cubrebocas empezaron a ofrecer cientos de modelos, colores, tamaños y precios.

Actualmente todo su negocio está repleto de ellos, desde los más baratos a los más caros, al igual que caretas y lentes.

“No sé ni cuantos hay, pero sí son bastantísimos; hay de tela, quirúrgicos otros modelos los orejeros, los de neopreno y las mascarillas de policarbonato y unas de lentes nomas”, comentó.

También lograron hacerse de clientes, pues les vendían a escuelas, fondas y a otras personas a precio de mayoreo para que ellas vendieran en las colonias de la ciudad.

La fiebre del cubrebocas

En Veracruz los primeros casos confirmados de covid se presentaron el 18 de marzo del 2020, fueron dos jóvenes de 22 y 24 años que tenían antecedentes de viajes a otros países, según datos de la Secretaría de Salud.

El virus se esparció rápidamente en el estado, tan solo 10 días después en el municipio de Tlacotalpan se dio a conocer la primera muerte por causa de esta enfermedad.

A la par iniciaba la fiebre del cubrebocas, las compras de pánico hicieron que durante un tiempo se escasearan.

Esto provocó que muchas personas aprovecharan para venderlos hasta en 150 pesos un solo cubrebocas de la marca Kn95, en algunas tiendas en línea el costo se había elevado más del triple.

“Sí, comenzaron a escasear. Lo que es la caja, el KN, no producían mucho las fábricas y venían a comprar las personas”, contó José.

Los pequeños puestos ambulantes se empezaron a multiplicar en cada esquina de la ciudad de Veracruz, al igual que los contagios en el estado.

A finales de marzo la Secretaría de Salud del estado confirmaba 10 casos de contagios de covid en 24 horas, este número se elevó conforme pasaron los meses.

En el mes de abril el subsecretario de Prevención y Promoción de Salud, Hugo López-Gatell, ponía en duda la efectividad de este producto para reducir el contagio, debido a la situación que se vivía en ese entonces en el país por la pandemia y a que el virus era poco conocido, por lo que no se sabía la manera en la que se transmitía.

No obstante, algunos estados habían declarado obligatorio el uso de cubrebocas y en Veracruz muchas personas replicaron la acción, por lo que la venta de estos productos se elevó.

“Las personas que pasaban por el local que iban para su trabajo compraban de a cinco, 10 cajas de cubrebocas. En un día vendimos mil piezas de seis pesos cada una, esto en la época de contagios más alta de la pandemia, contó José.   

Según José en algunos locales un cubrebocas quirúrgico llegó costar hasta 25 pesos, muchos se aprovecharon de la situación para hacer “su minita de oro”, comentó José.

Poco a poco el cubrebocas comenzó a ser parte de un artículo más en la vestimenta de los jarochos, el uso obligatorio en espacios cerrados y transporte público se declaró el 13 de julio de 2020, después ya era muy común ver a la mayoría de los ciudadanos con este accesorio.

El municipio de Veracruz fue uno de los principales focos rojos en contagios de covid, para el septiembre la ciudad rebasaba los 7 mil casos confirmados.

Deja de ser obligatorio cubrebocas en espacios abiertos

Tras dos años de pandemia el estado de Veracruz acumuló 179 mil 144 caso confirmados de covid y mil 414 defunciones.

De esta cantidad 32 mil 720 casos confirmados fueron del municipio porteño y 2 mil 507 muertes.

Actualmente gracias a las campañas de vacunación y las dosis de refuerzo los contagios disminuyeron, al grado de que la Secretaría de Salud anunciara el pasado 2 de mayo del 2022 que el uso de cubrebocas dejaría de ser necesario en espacios abiertos.

De igual manera se dejó de utilizar el semáforo epidemiológico y ya no serán necesarias medidas como tapetes sanitizantes y gel antibacterial a la entrada de locales.

Tras este anunció comerciantes como José retomaron la venta de ropa, pero siguen con los cubrebocas, pues afirmó que, aunque poco la gente llega a comprar.

Mientras que lo que sobre de mercancía piensan rematarla, para no perder sus ganancias, actualmente las cajas de 50 piezas de cubrebocas se venden en 50 pesos, mientras que una sola pieza está en cinco o cuatro pesos.

mb