ESTADOS

Secretaría de Salud cierra 2019 con nueva crisis por falta de medicamentos contra el cáncer

En esta ocasión por el robo de medicamentos oncológicos, pacientes se quedaron sin tratamiento

  • MARCELO L. BERMUDEZ
  • 23/12/2019
  • 22:17 hrs
  • Escuchar
Secretaría de Salud cierra 2019 con nueva crisis por falta de medicamentos contra el cáncer

El día de hoy, madres de niñas y niños pacientes de cáncer del Hospital Pediátrico de Veracruz, se manifestaron nuevamente por la falta de medicamentos oncológicos para el tratamiento de los menores.

La señora Cora de Jesús Rodríguez declaró que fue a partir de este lunes cuando los pequeños dejaron de recibir, de nueva cuenta, el tratamiento para sus hijos, quienes son los que pagan este nuevo desabasto de medicamento con su estado de salud.

Ante esto, trabajadores del área oncológica del Hospital Regional de Alta Especialidad denunciaron el robo de medicamento la noche del domingo. Sin embargo, el director del Hospital, Sócrates Gutiérrez Castro, no ha declarado con respecto al caso.

La Silla Rota Veracruz ha dado seguimiento al desabasto de medicamento oncológico durante 2019. Han sido varias ocasiones en las que la crisis llegó a puntos en donde los padres y madres de los pequeños enfermos tuvieron que recurrir a medidas alternas y de presión, para conseguir los tratamientos para sus pequeños.

En julio de este año, un grupo de madres se organizaron para realizar una kermés, en la explanada del malecón de Veracruz, para recolectar dinero que sería utilizado en la compra de material y medicamento para sus hijos, pacientes de alguna variedad de cáncer.

Fueron cerca de 42 familias las que organizaron la convivencia, y contaron con venta de alimentos, bebidas y con juegos inflables y de mesa. El dinero recaudado fue utilizado para pagar los tratamientos que la clínica no les proporciona de forma directa. 

Un punto álgido de la exigencia por los tratamientos oncológicos de los niños se dio en octubre, cuando padres y madres de los menores protestaron por primera vez, bloqueando la avenida 20 de noviembre, frente al Hospital Regional.

En esta primera movilización, se evidenció la falta de medicamentos de patente para el tratamiento de tumores en los pacientes infantiles, además, se hizo pública la falta de la campana de flujo laminar, un instrumento utilizado para la preparación estéril de las quimioterapias.

Ante las protestas y declaraciones de las madres y padres de los pequeños enfermos, el secretario de salud, Roberto Ramos Alor, ignoró durante varios días y se negó a dar declaraciones sobre el caso, llegando incluso a huir de los reporteros que lo cuestionaban.

"¡Ese tema sí no!", contestó tajante Ramos Alor, mientras huía de los periodistas.

Asimismo, luego de la presión ante las negativas del gobierno por agilizar los tratamientos, Ramos Alor culpó a las farmacéuticas por no proveer de los medicamentos necesarios en el Hospital Regional.

"Estos medicamentos por supuesto que hemos estado muy puntuales de que se tengan en existencia, sin embargo, tiene que ver con el proveedor, el asunto no es de financiamiento, no es de recursos económicos, está relacionado directamente a las decisiones de los laboratorios"

Por fortuna, a mediados de octubre, la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) en Veracruz, aseguró que ninguno de los menores que dejaron de recibir su tratamiento tuvo complicaciones, ni se vio desmejorado su estado de salud.

La presidenta de AMANC Veracruz, Susana Lara, explicó que la situación se debió a que enfermeras y médicos del Hospital Regional dejaron de preparar las quimioterapias para los menores en tratamiento.

Esto debido a que la falta de la campana de flujo laminar u oncológica, hacía que el personal del hospital trabajara en constante contaminación. La campana sirve para filtrar y esterilizar un espacio de trabajo y lograr que el personal no se exponga a compuestos tóxicos o radioactivos.

Sin embargo, el 8 de noviembre se confirmó el fallecimiento de uno de los menores que también protestaron semanas antes, a causa de las complicaciones de su enfermedad.

"Sr Gobernador Cuitláhuac García Jiménez. No te hagas sordo y ciego. Las quimios son urgentes. El cáncer no espera a que te decidas apoyarnos", era el texto en la pancarta que Rigoberto de 16 años, cargaba cuando protestó por la falta de atención médica en el Hospital Infantil de la ciudad de Veracruz.

A los pocos días, el 13 de noviembre, Martín, un pequeño de tan solo 7 años, murió en el Hospital debido a complicaciones y quien se sumó a Rigoberto y otra niña quien también murió al inicio de esa semana.

Sin embargo, el secretario de Salud se deslindó, y declaró que no existía evidencia que los menores hubieran muerto a causa del desabasto en los tratamientos y quimioterapias en el Hospital.

Ante esta crisis el alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, ofreció donar la campana oncológica al Hospital, ofrecimiento que el director del instituto rechazó, ya que aseguró, el gobierno del estado daría este equipo al Hospital.

Asimismo, los padres que protestaron por la falta de medicamentos y tratamiento, aceptaron que el hospital rechazara la campana y acordaron esperar al equipo que el gobierno del estado aseguró ya haber comprado.

Hasta el momento se ignora la fecha exacta de la llegada de este aditamento, pero la Secretaría de Salud asegura que, para el mes de febrero de 2020, la campana de flujo laminar ya estará instalada en el área de oncología de la Torre Pediátrica del Hospital Regional.

ygr