ESTADOS

Salimos y no sabemos si vamos a regresar: bomberos en Veracruz

Hace 15 años Manuel ingresó a las filas de Bomberos Conurbados de Veracruz, impulsado por las historias y anécdotas que le contaba su hermano mayor

  • Inés Tabal G.
  • 22/08/2021
  • 21:14 hrs
  • Escuchar
Salimos y no sabemos si vamos a regresar: bomberos en Veracruz
PRIMER CUERPO DE BOMBEROS EN MÉXICO SE CREÓ EN VERACRUZ. (Foto: cortesía)

Cada mañana que Manuel se despide de sus hijos y esposa sabe que podría ser el último día. “Salimos y no sabemos si vamos a regresar”, reafirma cada vez que le preguntan cómo es ser bombero.

Define su profesión como un trabajo de riesgo constante, adrenalina, pero sobre todo mucha satisfacción.

Hace 15 años ingresó a las filas de Bomberos Conurbados de Veracruz, impulsado por las historias y anécdotas que le contaba su hermano mayor, quien fue el primero en la familia en ser parte de esta profesión.

“Aquí hay infinidad de anécdotas, no te puedo contar una o todas porque me llevaría todo el día de las que podemos contar entre mí y mis compañeros”, dice.

Una de las que más recuerda fue el altercado en la calle 20 de noviembre en el Centro Histórico en el año 2010.

Fue un enfrentamiento del Ejercito mexicano contra personas del crimen organizado, la cual terminó con tres muertos y dos heridos. 

Aquella época recuerda Manuel fue de mucha inseguridad, no solo para los bomberos sino para todos los veracruzanos.

El sonido de las detonaciones de armas de fuego se escuchó por todo el centro de la ciudad de Veracruz.

El humo que salía de cinco vehículos quemados se alcanzó a ver hasta la estación de bomberos donde estaba haciendo guardia.

“Cuando salíamos a servicio, salimos por reportes de la Marina y de los policías y teníamos que cubrirlos (…) sentimos mucha adrenalina y miedo porque estaban unas balas activas que estaban en un vehículo y con el fuego pues se disparaban”, contó.

UN OFICIO QUE POCOS VALORAN

El constante peligro al que se enfrenta en un inicio no fue del agrado de su familia, ahora a sus 41 años la preocupación sigue estando latente, pero con más aceptación, pues se dieron cuenta que es lo que a él le gusta.

Ser bombero no solo es cuestión de ir a apagar el fuego de algún edificio en llamas, asegura Manuel, es estar presente en cualquier accidente o rescate de desastres naturales, muchas veces exponiendo sus propias vidas para salvar a las personas. Pese a esto asegura que muchos demeritan el oficio.

“Ser bombero es bonito, pero muchas veces las personas no valoran el trabajo de un bombero, siempre admiran más a los policías, a los Marinos y los bomberos cuando pasa algo fuerte es cuando se acuerdan de uno”, dijo.

PRIMER CUERPO DE BOMBEROS EN MÉXICO SE CREÓ EN VERACRUZ

Este 22 de agosto se conmemora el 148 aniversario del primer Cuerpo de Bomberos Conurbados, el estado de Veracruz fue la primera ciudad en tener su cuerpo de bomberos oficialmente en el año 1873.

La historia señala que los primeros bomberos se conformaron mediante los llamados aguadores, el trabajo de estas personas consistía en llevar agua de las fuentes públicas a las casas para venderla, ya que no había tomas a domicilio.

En el año 1826 el ayuntamiento de Veracruz formuló una ley la cual obligaba a estas personas a socorrer a los ciudadanos cuando se presentaba algún incendio dentro de la ciudad.

En esa época Domingo Bureau Vázquez, un comerciante, empresario y político mexicano, partidario del imperio de Maximiliano I de México y quien también fue comisario imperial en el estado de Veracruz a partir del 20 de octubre de 1866, donó cubetas, palas, picos y otros instrumentos trabajo, y organizó a un grupo de ciudadanos, los cuales acudían a estos percances.

Para 1873 la Legislatura decretó que se podía conformar un grupo, después el cabildo de Veracruz lanzó la convocatoria a la ciudadanía para la conformación del Cuerpo de Bomberos. En esa época acudieron ocho personas, aunque previamente ya había se tenía registrado 38 personas.

Después de 44 años de su formación oficial el Cuerpo de Bomberos adquirió el primer carro cisterna que podía cargar una gran cantidad de agua.

Así como contaba con dos estanques de cobre con capacidad de 800 litros cada uno.

Desde entonces personas como Manuel arriesgan todos los días sus vidas para cumplir su labor, actualmente en medio de una pandemia que pone en riesgo a cientos de veracruzanos.




am