ESTADOS

¿Quiénes son las víctimas del ataque mortal en Tierra Blanca?

Músicos, un emprendedor y un exfuncionario del municipio murieron en el mismo lugar donde "El Primo" fue asesinado

  • VÍCTOR M. TORIZ
  • 30/05/2020
  • 19:51 hrs
  • Escuchar
¿Quiénes son las víctimas del ataque mortal en Tierra Blanca?

Dos integrantes del grupo musical La Calle, un tecladista, un joven empresario y un exfuncionario municipal, fueron las cinco víctimas colaterales en el ataque en el que fue asesinado Francisco Navarrete alias “El Primo”, presunto líder del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Tierra Blanca.

La agresión ocurrió cuando la agrupación concluía un concierto que el periódico El Sol de Tierra Blanca, propiedad de Navarrete Serna, transmitía en Facebook con la temática #QuedateEnCasa.

Las víctimas no tuvieron tiempo de correr durante el ataque, las heridas de las balas les causaron la muerte casi de inmediato, que no hubo tiempo de que recibieran atención médica o asistencia de los demás presentes.

Benny murió abrazando su guitarra

Benigno Muñiz Hernández era guitarrista del Grupo La Calle. En el vídeo que se transmitía minutos antes del ataque en el salón de eventos YemaYa se le ve sonreír y bailar con su guitarra eléctrica, tomando el coro en algunas ocasiones.

“Benny”, como era conocido por sus seguidores y amigos, era uno de los fundadores de la agrupación que amenizaba cada fiesta popular en los municipios de la región, tanto de Veracruz como de Oaxaca.

Tenía una trayectoria de 30 años como músico, nació y creció en la colonia El Torreón, uno de los barrios más antiguos y tradicionales de Tierra Blanca, en donde mantenía su residencia con su esposa y sus dos hijos. Antes de formar La Calle fundó el Grupo Calor, con el que rápido se dio a conocer.

En los últimos segundos de la grabación se le escucha soltar un grito de broma en el instante en el que se escuchan las primeras detonaciones de las armas, antes de que el vídeo fuera cortado su rostro toma un gesto de desconcierto cuando ve a Francisco Navarrete Serna empuñar su arma y correr al frente.

Según testigos el ataque armado fue rápido y no dio oportunidad a los que se encontraban tocando para correr. “Benny” alcanzó a dar unos pasos antes de caer abrazando su guitarra.

Manolín García, tecladista bullanguero y alegre

Manolín García no pertenecía a la agrupación que amenizaba la noche en el salón localizado en la colonia Segundo Verde, pero también era un musico reconocido en su municipio por los años de trayectoria.

Era originario de España, desde joven llegó con su familia a vivir a Tierra Blanca, en donde terminó por quedarse hasta pasados los 70 años.

Una persona cercana a él relató que su plan de vida, después de la pandemia por coronavirus, era viajar a su país natal para visitar la tumba de su padre y a sus familiares, con quienes terminaría de pasar sus años.

Manolo García es recordado por transitar con una camioneta que adaptó con un equipo de sonido para llevar sus conciertos a colonias y barrios de Tierra Blanca en fiesta o fechas especiales, sin cobrar un peso por su música.

“Se le veía tocar en los desfiles del Carnaval lo mismo que en las fiestas a la Guadalupana, nunca cobraba por eso, era bullanguero y alegre, vivía para la música y no de la música.”

Tenía una amistad de muchos años con Francisco Navarrete Serna, con quien se conoció desde la infancia, su presencia en el festejo era como invitado.

Maximiliano amaba la música tras bambalinas

La tercera víctima fue identificada como Maximiliano “Pedrito” RY, quien era el técnico de sonido de la agrupación La Calle.

Para sus conocidos era alguien que siempre amó la música y disfrutaba tras bambalinas, ajustando los sonidos del sintetizador y afinando los instrumentos.

Maximiliano era originario del barrio del Terraplén, en donde vivía al día con los ingresos que recibía de su trabajo con La Calle y el equipo de sonido que rentaba para amenizar fiestas privadas.

Su acercamiento con el ambiente musical fue como utilero con los integrantes de La Calle, después se especializó y realizó una carrera técnica en audio, para mantenerse en la agrupación y aportar su talento fuera del escenario.

Durante el ataque no se encontraba en el escenario, pero las ráfagas de las armas terminaron por alcanzarlo.

Héctor Lafitte, joven empresario

De las personas que murieron en el ataque, Héctor Lafitte era el más joven. Asistió a la presentación musical como invitado ya que tenía amistad con los integrantes del grupo y con el propio Francisco Navarrete.

El joven es identificado como hijo del empresario restaurantero Héctor Lafitte, propietario del conocido restaurante Mogalá, un establecimiento con tradición entre los habitantes de Tierra Blanca.

Sin embargo, a pesar de gozar de una posición acomodada, sus amigos afirman que siempre fue emprendedor, ya que no dependía de los ingresos de sus padres.

“Hectorcillo” o Lafitte Junior, como lo conocían en Tierra Blanca, abrió un negocio propio de ventas de aires acondicionado que administraba él mismo, durante ese tiempo comenzó a ser visto como un joven empresario que seguía los pasos de su familia de comerciantes.

Manuel Gamboa, mano derecha de Francisco Navarrete

Manuel Gamboa era identificado como el responsable administrativo del periódico El Sol de Tierra Blanca, medio de comunicación que abrió Francisco Navarrete Serna después de salir libre de prisión.

Era ingeniero Civil, se desempeñó como funcionario municipal en el área de Obras Públicas, hasta que Navarrete Serna salió de prisión y lo invitó a trabajar con él.

Se menciona entre empleados que era alguien de toda la confianza del propietario del Sol de Tierra Blanca, ya que resolvía temas administrativos cuando era necesario.

Al igual que la mayoría de los fallecidos, era originario de Tierra Blanca, creció en la colonia Emiliano Zapata, en donde se mantenía arraigado.