ESTADOS

Primero eran los celos, después llegaron los golpes: Sofía

Sofía vivió 10 años con su agresor, quien pasó de agresiones verbales a los golpes; tras su separación, los insultos por el teléfono no cesan

  • Inés Tabal G.
  • 25/07/2021
  • 20:45 hrs
  • Escuchar
Primero eran los celos, después llegaron los golpes: Sofía
Hace siete meses que Sofía se separó de su agresor, quien por 10 años fue su pareja sentimental y también es el padre de su hijo.

La sonrisa de Sofía esconde los 10 años de violencia familiar que sufrió por parte de su pareja; los primeros indicios que notó fueron los celos, para después pasar a los golpes, insultos sobre su físico y violencia económica.

Las primeras señales las pasó desapercibidas; algo tan simple como no poder escoger la harina de Hot Cakes que ella quería o comprar algo distinto a lo que su pareja le condicionaba que debía hacer, fueron las cosas que, ahora reflexiona, debió notar.

Conforme fue pasando el tiempo las discusiones eran constantes, las salidas nocturnas de su expareja aumentaron la tensión del matrimonio.

“Cuando yo le reclamaba que salía y me dejaba sola embarazada él se molestaba, una noche yo le reclame y le pegué una cachetada, entonces él me la regresó dos veces (…), después de eso él comenzaba a ofenderme, a meterse con mi cuerpo”, contó.

Día Naranja: fecha para prevenir la violencia contra la mujer

El día 25 de cada mes se celebra en el país el Día Naranja, una fecha que se conmemora desde el año 1981, en honor a tres hermanas dominicanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras, según datos de la Secretaría de Gobernación.

Desde el 2008 se conmemora cada mes con una campaña nombrada Campaña Naranja ÚNETE, con el fin de visibilizar la violencia que sufren las mujeres en el mundo.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las mujeres con mayor propensión a experimentar violencia por cualquier agresor a lo largo de la vida son aquellas que residen en áreas urbanas (69.3 por ciento), de edades entre 25 y 34 años (70.1), con nivel de escolaridad superior (72.6) o bien no pertenecen a un hogar indígena (66.8 por ciento).

En el 2016 los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 (ENDIREH), señalaban que 66 de cada 100 mujeres de 15 años o más de edad que viven en el país sufrieron al menos un incidente de violencia de cualquier tipo a lo largo de la vida.

El 43.9 por ciento de ellas sufrió violencia por parte de la pareja actual o última a lo largo de su relación mientras que 53.1 ha sufrido al menos un incidente de violencia por parte de otros agresores distintos a la pareja a lo largo de la vida.

Violencia económica, el factor que la retenía

Además de los insultos verbales, las amenazas con correrla de la casa y córtale todo tipo de ayuda económica para su hijo, eran uno de los factores que la obligaban a regresar con su agresor.

“Cuando yo le decía que ya no quería regresar con él, me cortaba todo tipo de ayuda económica, él sabía cómo manipularme, me sentía muy mal porque por parte de mi familia no sentía ningún apoyo y yo sabía que él sabía eso y se aprovechaba”, dijo.

“Siempre vas a andar de arrimada”, era lo que constantemente le repetía, fueron más de 15 veces las que regresaron y terminaron, un ciclo constante de agresiones y manipulaciones emocionales que eran constantemente revictimizados por su círculo familiar.

- ¿Eras consciente que sufrías violencia?

-Yo a veces no lo pensaba realmente, porque a veces llegaba a pensar que era culpa mía y las veces que yo regresaba con él, era porque yo misma me decía que me faltaba dar algo más.

- ¿Cuándo te diste cuenta? 

-Cuando me empecé a mentalizar lo que quería de mi vida, cuando él me corrió de su casa, que me echó los marinos, fue cuando yo me mentalicé que quería trabajar, quiero cotizar porque quería mi casa, no quiero que nadie más me vuelva a correr, que nadie más me vuelva un desplante.

Hace más de siete meses se separó de su agresor, admite que cada vez que intenta hablar con él para solicitarle ayuda con los gastos de su hijo, lo único que recibe son contantes agresiones e insultos por teléfono.

En pandemia aumenta violencia contra la mujer

En el estado de Veracruz la cifra alcanzó este año un total de cuatro mil 961 delitos, denuncias solo por violencia familiar, 22.6 por ciento más que el 2020, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

 

De los 212 municipios que conforman la entidad 10 registraron 50 por ciento de la incidencia en estas denuncias; Veracruz (780), Xalapa (428), Coatzacoalcos (277), Córdoba (186), Boca del Río (151), Poza Rica (133), Tuxpan (125), Papantla (115), Orizaba (104 y Tierra Blanca (103).

Las llamadas relacionadas a incidencias de violencia contra la mujer; seis millones 654 mil 588 que hubo en el país, 4. 32 por ciento fueron relacionadas con esta modalidad de delito. De esta cantidad 17 mil 035 fueron registradas en el estado de Veracruz.

 

Cifras de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), las llamadas para denunciar este delito han aumentado un 5.4 por ciento desde que inició el confinamiento.

La violencia contra la mujer no es un factor nuevo, como lo relata Sofía, quien vivió por 10 años sometida a los maltratos por su expareja y que actualmente sigue padeciendo la violencia económica y revictimización de la sociedad.

ac