ESTADOS

Pascual Lagunes, el regreso del charrismo sindical

Se desempeñó por 27 años ininterrumpidos el cargo de secretario general del sindicato de obreros de Tamsa, hasta que fue encarcelado

  • VÍCTOR M. TORIZ
  • 15/07/2019
  • 20:36 hrs
  • Escuchar
Pascual Lagunes, el regreso del charrismo sindical
Pascual Lagunes

Pascual Lagunes Ochoa con voz recia afirma que es nuevamente secretario general del Sindicato Nacional Unidad y Progreso (SNUP), cargo que ocupó casi tres décadas cobijado por gobiernos priistas y directivos de la empresa TenarisTamsa, la compañía tubera más importante del país.

En medio de una mesa, frente a la prensa local, se hace rodear por un puñado de obreros mientras sostiene un documento con hojas membretadas que tienen el escudo institucional de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), asegura que es la toma de nota que lo restablece en el cargo.

Pascual Lagunes es de estatura baja, cabellera blanca abundante y la cara llena de arrugas, rasgos que a primera vista lo vuelven el más frágil del grupo que lo acompaña, entre reverencias y voces que claman su nombre.

El sombrero característico no lo trae puesto en esta ocasión, pero si la guayabera blanca y los botines de punta; mientras inicia el discurso termina por imponerse en el lugar, el resto guarda silencio.

Asegura que fue preso político

Pascual Lagunes Ochoa desempeñó por 27 años ininterrumpidos el cargo de secretario general del sindicato de obreros de Tamsa, hasta que fue encarcelado para enfrentar el proceso penal en su contra, acusado de homicidio culposo, lesiones e incitación a cometer un delito, acusaciones que libró cuando fue absuelto el pasado 1 de marzo.

Llegó a prisión luego de una disputa entre el grupo disidente y sus simpatizantes, en el que dos personas murieron por herida de bala, aunque el líder sindical asegura que su captura y enjuiciamiento se conjuró en medio de una venganza política iniciada por el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares en contra de priistas.

Lagunes Ochoa nunca tuvo empacho por ocultar su militancia en el tricolor, en el gobierno de Fidel Herrera Beltrán fue anfitrión de grandes fiestas con motivo de su cumpleaños, en donde la base obrera abarrotaba terrenos al aire libre llenos de mesas en donde la comida no dejaba de servirse.

En el gobierno de Javier Duarte de Ochoa el líder tamsero fue arropado con una candidatura para su esposa, quien sin carrera política disputó la alcaldía de Medellín de Bravo, que más tarde perdió en las urnas.

El capital político que aportaba al PRI en cada elección se contaba en 5 mil plazas laborales, distribuidas en las zonas rurales del municipio de Veracruz, Boca del Río y Medellín de Bravo.

Sus cercanos aseguran que el apoyo al tricolor también lo hizo aportando dinero a la campaña de diversos candidatos.

En las elecciones del 2015 se le recuerda por participar bailando en un vídeo que se difundió de la campaña de Tarek Abdalá Saad, extesorero de Javier Duarte que buscó en ese entonces la diputación local por el Partido Verde Ecologista de México, y que a la postre fue el hombre cercano al exgobernador que terminó por testificar en su contra ante la Procuraduría General de la República (PGR).

Preso y absuelto

El destino de Lagunes Ochoa no fue benévolo como el del exfuncionario duartista, el 17 de mayo del 2017, el líder sindical fue detenido por la Fiscalía General del Estado, que un día después lo presentó en el juzgado de control donde fue vinculado a proceso por los delitos de homicidio culposo, lesiones e incitación a cometer un delito.

A Pascual Lagunes se le vio por primera vez con el rostro desencajado, en fotografías que la misma FGE difundió ampliamente en medios de comunicación y redes sociales.

El 3 de julio de ese mismo año, su estado de salud se vio desmejorado y es trasladado de urgencias al área privada del Hospital Regional de Alta Especialidad de Veracruz, en donde se mantuvo arraigado en medio de beneficios que no se conceden a cualquier detenido.

El 9 de diciembre del 2018, ya con Miguel Ángel Yunes Linares fuera del gobierno del estado, se le concede arresto domiciliario, desde donde logra operar nuevamente la vida sindical.

Sin embargo, para ese entonces, Cándido Canseco, uno de los delegados del comité del SNUP más cercano a él, incrustado en la dirigencia interina, logra iniciar un proceso de disidencia para arrebatarle el cargo.

Lagunes Ochoa es absuelto tres meses después, pero ya sin el cargo sindical, la empresa lo desconoce como líder, sin una toma de nota vigente.

No es la primera vez en la cárcel

No fue la primera vez que Pascual Lagunes Ochoa se sentó en el banco de los acusados, la primera fue en 1971, cuando se le acusó del asesinato de un obrero de la planta tubera, señalamientos que lo enviaron a la cárcel una segunda ocasión en 1979, en ambas fue absuelto.

A la década siguiente se le libraron acusaciones de fraude, que también pudo superar, incluso sin pisar la cárcel.

Pero en 1990 fue el año que logró ganarse el respeto de los obreros de la empresa tubera, cuando se le acusó de sedición, motín y daños al centro industrial en una disputa que encabezó para arrebatar la dirigencia sindical a Aquilino Jácome Moreno, sobre quien recaían fuertes señalamientos por descuidar los derechos de los obreros.

La noche del 25 de agosto de 1991, Pascual Lagunes Ochoa salió de la cárcel y comenzó una intensa negociación con los directivos de Tubos de Acero de México, alcanzando una modificación al contrato colectivo de trabajo que incluso incremento salarial y prestaciones laborales.

Logros sindicales

Los trabajos dentro de la planta son muy codiciados, debido a los salarios, prestaciones sociales y bonos de productividad que otorga la empresa y que solo son comparables con Pemex.

Un trabajador de Tenaris-Tamsa es de los mejores pagados en el país. Los aguinaldos para un obrero, del escalafón más bajo, alcanza hasta los 80 mil pesos, además, cuentan con una serie de prestaciones durante el año como bonos y reparto de utilidades que suman, arriba de los 200 mil pesos al año, adicionales a su salario.

A los beneficios laborales se atribuye que quien entra a trabajar a Tamsa, rinden lealtad a su dirigente sindical.

Sin embargo, es durante el encarcelamiento de Pascual Lagunes Ochoa que las prestaciones labores comienzan a ser precarias, comparado con lo que anteriormente se les concedía, según testimonios de obreros.

Ya con la toma de nota con número de registro 3210, vigente hasta el 30 de septiembre del 2020, Lagunes Ochoa promete iniciar la demanda laboral por el atraso en el pago de utilidades correspondientes a los años 2016, 2017 y 2018.

Además, amaga con emplazar a una huelga por violaciones al contrato colectivo en un expediente que incluye la asignación de 650 plantas para eventuales y mil plantas permanentes, lo que permitiría ampliar su capital político, en medio de una protesta masiva que se orquesta al interior de la planta tubera por cientos de simpatizantes que coreaban hasta la tarde de este lunes 15 de julio el nombre de Cándido Canseco, quien hasta ayer tenía la toma de nota vigente como líder del SNUP.