ESTADOS

Nestlé y productores, conflicto por café “corriente” en Veracruz

Estudios alertan por impacto negativo de la trasnacional mientras ésta afirma ser aliada de los productores y el Gobierno presume apoyos al sector,

  • CARLOS CAICEROS/ CORRESPONSAL
  • 19/02/2021
  • 10:24 hrs
  • Escuchar
Nestlé y productores, conflicto por café “corriente” en Veracruz

La empresa multinacional Nestlé parece haber “amargado” la vida de los más de 40 mil campesinos veracruzanos que se dedican al café alterando el precio y “el sabor” del aromático y creando una competencia desleal, mientras el Gobierno calla ante este situación y presume apoyos a los pequeños productores en la entidad.

Y es que, tras 90 años de presencia en el territorio nacional, la empresa “encontró un filón en el mercado de café soluble”, cambiando con ello la variedad que se cosechaba (arábica) para incorporar otra que es catalogada por los cafetaleros como “corriente” y de menor calidad (robusta), lo anterior de acuerdo con la investigación “Los apoyos directos a los productos de café y sus resultados”, llevada a cabo por el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados.

El documento, presentado en agosto de 2020, dio cuenta que la producción de “café arábica” se ha ido desplazando por el “robusta”, desde la incursión de Nestlé, para llegar actualmente al 43 por ciento de ese tipo en el país.

El principal problema, advirtió el estudio, es que “eso ha alterado los precios, afectando a los pequeños productores”, al tiempo que “sus utilidades anuales (de la empresa) llegan a representar el valor de toda la producción del grano” en el país.

Al respecto, el integrante del Consejo Regional de Café en Coatepec, Cirilo Elotlán Díaz, afirma que Nestlé es “el tiro de gracia” para la cafeticultura veracruzana.

“Hace 30 años con un kilogramo de café cereza comprábamos un kilo de frijol, ahora necesito vender 4 kilos de cereza para comprarlo”, declaró en entrevista el líder cafetalero.

Añadió que también se ha incrementado el uso de fertilizantes en Veracruz para la producción del grano robusta y con el aumento del precio de los combustibles cada vez resulta menos rentable este cultivo.

Por si fuera poco, según el estudio citado, la pandemia de covid-19 llegó para agravar la situación económica de los cafeticultures porque aunque el sector agropecuario fue considerado esencial y continuó operando, al punto de ser el único que creció en 2020, la crisis se acentuará en zonas de alta marginación carentes en su mayoría de los más elementales servicios.

“Lo que los convierte en población de alto riesgo, no solamente por la edad promedio de los cafeticultores, sino además por la carencia de servicios de salud sobre todo los cafeticultores que viven en el sureste del país”, refirió la investigación del CEDRSSA.

El documento añade que los bajos precios del aromático devienen también por la nueva presencia de la plaga de la roya, así como de otras infecciones como la broca del fruto, el minador de la hoja, el piojo harinoso del follaje y de la raíz, barrenador del tallo y la araña roja, lo que está afectando a los cafetales.

Ante la pérdida de esperanza en su producto y el abandono o desatención a su cultivo, se acota que los productores organizados de Veracruz propusieron intensificar las acciones que permitan que la producción no caiga y mantener a los campesinos arraigados a su región.

Cabe destacar que para 2020 México ocupaba la onceava posición como productor a nivel mundial con un volumen de 859 mil 992 toneladas de café; contando con 509 mil 817 productores, principalmente en los Estados de Chiapas, que aportó un millón 675 mil 115 sacos de café; seguido de Veracruz con un aporte de un millón 29 mil 374 sacos; Oaxaca con 481 mil 548 y Puebla con 307 mil 731.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) contabilizó para 2019 al menos 712 mil hectáreas de café, distribuidas en 12 entidades federativas y el valor de la producción equivalió al 4.3 % del Producto Interno Bruto (PIB) en México.

Nestlé México se defiende

“La producción de robusta no compite de ninguna manera con la producción de arábica, sostuvo Nestlé al fijar una postura sobre su compra de café en el país; afirmando además que “la decisión de cultivo de una variedad u otra depende exclusivamente del productor”, en alusión al cultivo del café arábico y el robusta.

En un escrito de fecha 11 de febrero,  añade que “durante los últimos dos ciclos agrícolas hemos mantenido un equilibrio entre la compra de ambas variedades”, a los productores mexicanos.

La empresa añadió que en los 90 años de presencia en México, se ha enfocado “en ser un fuerte aliado del desarrollo económico y social de México y su gente, así como de impulsar las economías locales y mejorar la calidad de vida de miles de familias dedicadas al campo, mediante programas de abastecimiento responsable dirigidos a fortalecer la capacidad productiva de los pequeños productores”.

En el comunicado resaltó que la inversión de 200 millones de dólares para concluir la primera fase de la construcción de una nueva fábrica de procesamiento de café en Veracruz, -que tendrá la capacidad de procesar 20 mil toneladas de café verde al año-, reiterando su alianza con el campo mexicano y la importancia de acelerar el crecimiento de la región sureste del país.

Apoyamos producción de arábica: Federación

Entre tanto, el Gobierno Mexicano afirmó que los apoyos que se otorgan a través del Programa de Producción para el Bienestar a los productores de café es sólo para los que cultivan variedades “arábicas” y presumió que de los 41 mil 609 veracruzanos que se dedican a esta actividad y que son beneficiados, el 45 % pertenecen a comunidades indígenas.

Según el subsecretario de Alimentación y Competitividad de la Secretaría de Agricultura, Víctor Suárez Carrera, de las 257 millones 975 mil 800 pesos que se destinan a estos campesinos en el Estado, el 60 % ya fue dispersado, y el 40 % restante se hará en marzo, previo a las campañas electorales que imponen una veda a la entrega de los apoyos sociales.

“El enfoque del apoyo a la cafeticultura es para cafés arábigos de altura, bajo sombra, es lo que distingue a la cafeticultura mexicana y es la que practican la mayoría de los pequeños y medianos productores y que están además en laderas, en montañas que cumplen también una función de protección del suelo, renovación hídrica y protección de la diversidad biológica”, indicó en entrevista.

Añadió que el programa emergente que se lanzó en 2020, a través de la Financiera Nacional para el Desarrollo y Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), permite otorgarles 10 mil pesos de financiamiento por hectárea, a fin de que realicen prácticas agroecológicas e impulsen su producción del grano.

“Para el Gobierno de la República la producción de café arábiga es la prioridad, es lo que nos distingue en el mercado mundial, café robusta producen muchos países, principalmente Brasil y Vietnam, no podemos ser competitivos con ellos, es un café de mala calidad y bajo precio que se utiliza para la industrialización y las mezclas industriales, no genera calidad”, explicó Suárez Carrera.

Sin embargo, el funcionario federal calló sobre la realidad que denuncian los cafeticultures veracruzanos sobre el impacto que ha tenido la transnacional con la incursión de la variedadesrobusta”; y por el contrario, asevera que ésta está siendo respaldada por la administración de Andrés Manuel López Obrador.

“La iniciativa privada tiene la libertad de continuar con sus proyectos de inversión como son conocidos en el Estado de Veracruz”, expresó al tiempo que contradijo a la multinacional al decir que en la planta que construyen en la entidad sí podría abastecerse de importaciones de granos robusta: “como normalmente lo hace esta empresa de Vietnam”.

Vigilarán que Nestlé cumpla promesas

Al respecto, el delegado de los programas sociales de la Secretaría del Bienestar en Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, afirmó que el Ejecutivo federal siempre valora cuando se anuncian inversiones privadas, aunque precisó que éstas deberán estar sujetas a los compromisos legales y a los que hacen con las comunidades.

En el caso concreto de Nestlé y la promesa de construir una carretera hacia la planta que construyen en Coatepec , aseguró que revisarán el tema porque según vecinos de la zona se trata de una promesa incumplida.

“Sin duda vamos a plantear que se cumplan los compromisos con las comunidades, no quisiéramos adelantar vísperas (…) dejemos que las cosas corran, las buenas noticias”, mencionó el funcionario federal.

Huerta Ladrón de Guevara expuso que en el pasado hubo concesiones carreteras en el Estado, que se detuvieron y dejaron en el abandono por el incumplimiento de compromisos.

“Como muchas cosas, habían dejado a los privados hacer lo que querían y ahora este gobierno los está volviendo al marco de la Ley, de los compromisos con la comunidad”, refrendó.