ESTADOS

“Me he quedado sin vender 4 días”, Victorino sobrevive la pandemia

La crisis económica que dejó la pandemia de coronavirus golpeó a vendedores como Victorino, quien no tiene ingresos fijos y depende de las ventas del día

  • Inés Tabal G.
  • 26/06/2020
  • 20:32 hrs
  • Escuchar
“Me he quedado sin vender 4 días”, Victorino sobrevive la pandemia

Veracruz, Ver. – Todos los días Victorino sale de su casa a recorrer las calles del centro y la zona de mercados, desde las ocho de la mañana hasta las nueve de la noche para vender sus hamacas, pero a causa de la contingencia por la pandemia de covid-19 sus ventas bajaron.

Durante este tiempo, afirma que hay veces que se ha quedado sin vender nada durante cuatro días, lo que significa regresar a su casa sin dinero para la comida y los gastos de su familia.

Para él es imposible guardar la cuarentena, la renta que tiene que pagar cada mes no se lo permite, al igual que muchos vendedores ambulantes que se encuentran en las distintas calles del mercado, sale a vender su mercancía por necesidad.

Es originario del estado de Guerrero y lleva viviendo en el puerto de Veracruz 20 años, junto con su familia vino buscando una mejor calidad de vida, como cientos de migrantes que llegan al puerto atraídos por la derrama de turismo que hasta antes de la pandemia había en la zona.

Desde los siete años su mamá le enseñó a hacer hamacas como una manera en la que podía ganarse la vida, “mi mamá nos decía que en el campo se sufre más y por eso nos enseñó esta artesanía”, comenta Victorino.

REGATEO DE CLIENTES LO DEJAN SIN GANANCIAS

Lo que hasta hace algunos años era una buena forma de llevar el sustento a su familia, hoy apenas logra sacar 20 pesos como ganancia total de una pieza.

Una hamaca del tamaño grande su precio normal ronda los 300 pesos, pero Victorino asegura que las ha llegado a vender en 120, dependiendo de cuanto le “regatee” el cliente.

“Sin regatear está muy difícil que vendas algo, mucha gente siempre regatea, pero ahorita ni con eso, hoy apenas he vendido una desde las ocho de la mañana que he estado aquí”

De las 11 hamacas que normalmente trae consigo solo vendió una, por lo que tendrá que regresar a casa con toda la mercancía y empezar de nuevo al día siguiente.

El tiempo que invierte haciendo estas artesanías depende del tamaño de la hamaca, la más grande puede tardar un día en tejer todos los detalles y colores, mientras que la mediana logra hacer dos por día.

Hay temporadas que no logra sacar siquiera esos 20 pesos de ganancia, pues afirma que ha llegado a estar hasta cuatro días sin vender nada, aunado a esto debe de conseguir los mil 600 pesos que le cobran de alquiler por el cuarto donde vive con su familia.

NO LE ALCANZA NI PARA EL CUBREBOCAS

El hombre robusto y de tez morena que a simple vista pareciera no tener ninguna enfermedad, se mantiene indeciso sobre opinar del covid-19, dice no tener mucho conocimiento de lo que implica el virus, solo sabe que los más propensos son personas diabéticas, hipertensas, adultos mayores y que padezcan alguna enfermedad respiratoria.

Pese a que no porta cubrebocas, pues no le alcanza para comprar uno, comenta que prefiere tomar distancia de las personas como su única manera de protegerse contra el virus. 

Según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), los indicadores básicos del primer trimestre del 2020, señalan que en Veracruz existe 2 millones 320 mil 190 personas ocupadas en el sector informal.

De estos un millón 454 mil 249 son hombres, quienes representan un número mayor que las mujeres con 865 mil 941 en ocupación informal. 

Mientras que, las personas del sector no agropecuario que se encuentran laborando en la informalidad, hay un millón 670 mil 354, siendo igual los hombres quienes más se desempeñan en este rubro económico con 845 mil 876 y las mujeres 824 mil 478.

La tasa de informalidad laboral haciende a los 67.61 por ciento en el estado.

ygr