ESTADOS

Los sobrevivientes de la requisa en el muelle

De los 367 estibadores que perdieron su empleo, casi la mitad falleció sin recibir una indemnización del gobierno federal

  • VÍCTOR M. TORIZ
  • 11/07/2019
  • 19:26 hrs
  • Escuchar
Los sobrevivientes de la requisa en el muelle

Veracruz, Ver.- Carlos Trinidad Domínguez se recuerda de pie en la puerta de acceso al recinto portuario cuando soldados desenfundaron sus armas y lo rodearon junto a sus compañeros.

“Todos los días el encargado leía una lista y gritaba el nombre de los que trabajarían ese día”, en lugar de eso, ese jueves 30 de mayo de 1991 en voz alta se leía el decreto presidencial que anunciaba la requisa del puerto, por instrucción del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari.

Después de 28 años, al igual que 367 estibadores, Carlos no recibió ninguna liquidación o indemnización por su despido.

La lucha sindical se prolongó casi tres décadas, pero él mismo se considera un sobreviviente, ya que al menos 125 de sus compañeros murieron en estos años por diversas razones, principalmente por vejez y enfermedades.

“Los que vivimos, porque ya muchos eran mayores cuando esto pasó, no dejamos de pedirle al gobierno que se nos reinstale en nuestros puestos de trabajo o que se nos pague una indemnización, muchos murieron en la lucha, sin recibir un solo peso, sin recibir una explicación y acusados por el gobierno de rateros para darle el puerto a empresas extranjeras”, declaró.

Fin al linaje de estibadores

Las tres generaciones que le antecedieron a Carlos Trinidad se dedicaron a trabajar en los muelles y con él la tradición familiar llegó a su fin, le arrebataban el único oficio que había ejercido desde los 16 años y con el que mantenía a su esposa y dos hijas, afirma.

En las manos muestra las cicatrices que le dejaron sus años de cargar y descargar buques, su rostro todavía se mantiene curtido por el intenso sol, pero a sus 71 años la mirada se le muestra cansada.

“El abuelo de mi papá y mi abuelo trabajaron en los muelles, yo entré a trabajar por ellos ahí, las condiciones laborales fueron mejorando poco a poco y a mí me iba bien, me pagaban cada vez que terminaba la jornada, se sufría a pleno sol, pero se pagaba lo justo, hasta la canallada que nos hicieron”

El sentimiento cada vez que se remite a esa mañana en el que se concretó la requisa es el mismo, afirma, impotencia por no poder hacer nada para defender su puesto de trabajo.

Lucha sindical

La requisa del puerto de Veracruz fue ejecutada el 30 de mayo de 1991, de manera sorpresiva y por instrucciones del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, sin embargo, fue tres días después que se publicó en el Diario Oficial de la Federación diversas medidas y modificaciones a los reglamentos y leyes relacionadas con la administración del recinto portuario de Veracruz.

En ese momento, el argumento fue que el principal puerto comercial del país era un verdadero caos, ineficiente, plagado de vicios y corruptelas, altos costos, rendimientos que en comparación con estándares internacionales eran ridículos y cuya operación deficiente recaía principalmente en los sindicatos.

Daniel Enrique Gómez, presidente de la Unión de Jornaleros y Estibadores del Puerto de Veracruz, aseveró que lo anterior fue un golpe del Gobierno Federal para entregar la operación portuaria a capitales extranjeros.

En el camino se desmantelaron los organismos obreros que podrían hacer contrapeso, requisando propiedades y congelando cuentas bancarias, sin ningún tipo de protección o indemnización.

Enrique Gómez indicó que entonces se inició la larga lucha por ser restituidos en sus puestos de trabajo, pero fue hasta el 2008 que se pudo reiniciar una lucha jurídica, al detectar un vacío legal que en su momento no se resolvió y que permitió recuperar la toma de nota sindical.

“Nosotros estamos iniciando una lucha desde el 2008 cuando nos dimos cuenta que el registro de la Unión no fue cancelado como sindicato y en el 2012 conseguimos la toma de nota vigente hasta este año”, declaró.

Actualmente se planea una serie de recursos jurídicos para tratar de ser restituidos y recibir la indemnización, afirmó el líder sindical, aunque el rumbo sigue siendo igual de incierto que con los gobiernos anteriores.

“Lo que queremos es trabajo y es lo que estamos luchando, tenemos un padrón actualizado de 367 miembros, lo que nosotros buscamos es que se nos reinstale en nuestros puestos y aquellos que ya no pueden que este sea heredado a sus familiares”

La Unión de Estibadores y Jornaleros del Puerto de Veracruz cumplió este 11 de julio 108 años desde su fundación y su misión sigue siendo la lucha sindical por el respeto a los derechos de los trabajadores.