ESTADOS

La lucha olvidada de los trabajadores del SAS

Al menos mil trabajadores del extinto sistema operador del agua

  • Fernanda Torres
  • 05/07/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
La lucha olvidada de los trabajadores del SAS
Protesta trabajadores SAS

Veracruz, Ver. Un grupo de hombres y mujeres sentados a la entrada de lo que hace tres años era la oficina principal de Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano (SAS), continúa en resistencia desde 2016 que tomaron las instalaciones como signo de protesta tras su despido.

“No es fácil”, dice doña Eva con un gesto cansado. Ella acompaña a su esposo, quien se desempeñaba como obrero en la empresa operadora del agua. Día a día se levanta para seguir luchando por su familia junto a su pareja, pues los dos han tenido que sacar adelante a sus hijos a como dé lugar.

De un total de mil 289 trabajadores de planta y 300 de confianza que fueron despedidos, 280 trabajadores aceptaron el finiquito con la promesa de ser insertados en la nueva empresa a cargo del servicio de agua (GRUPO MAS), sin embargo, fueron engañados, declaró Angélica Navarrete Mendoza, secretaria general del Sindicato Teniente José Azueta.

Y hace memoria sobre las demandas que han interpuesto:

“Revisiones contractuales, revisiones de salario, violaciones al contrato colectivo del trabajo, reinstalación, sustitución patronal, esta última de manera individual y colectiva... Apenas comienzan a caminar, lento, pero lo hacen”, afirmó para La Silla Rota Veracruz.

Consigue amparo

El pasado 26 de enero de 2018 trabajadores junto con su líder se presentaron a la audiencia de revisión. Gran sorpresa se llevó cuando les notificaron que archivarían todos sus expedientes como `asunto concluido´ antes de realizarse cualquier audiencia.

Este jueves, la líder les comunicó a los trabajadores que había una esperanza: Ganaron un amparo federal donde las autoridades ordenan el restablecimiento de sus derechos a huelga.

Es el reclamo ignorado lo que mantiene indignados a los más de mil 30 demandantes. La dirigente consigna: “si no se llega a ningún acuerdo, vamos a estallar la huelga en todas las instalaciones del sistema de agua”.

Acusó a la actual empresa a cargo del agua de Veracruz y Medellín, Grupo MAS, de prestar mal servicio además de ser una de las empresas filiales de la corrupta internacional Odebrecht.

Luego de tres años de pelea legal, las exigencias ahora se enfocan en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quien prometió no más impunidad asegura la secretaria general.

“Le hacemos un llamado al gobernador, queremos una audiencia con él, que nos escuche y que conozca el problema que tenemos los trabajadores”, concluyó.

Ante lo expuesto anteriormente, La Silla Rota Veracruz buscó la declaración del Instituto Metropolitano del Agua, pero no atendió la solicitud.

Se terminó el trabajo

“Se terminó el trabajo, me dijo, lo apoyo a él, me voy con él a trabajar, a lo que salga, si hay que pintar pintamos, si es de electricidad, vamos. A donde lo llaman vamos (…), ha sido muy difícil salir adelante, mi esposo tenia 27 años trabajando aquí”, relata Eva.

Tienen una hija de 20 años de edad y tiene que estudiar por intervalos de tiempo. “Un año estudia, la sacamos, un año estudia de nuevo y la sacamos otro año, hemos ido poco a poco con ella, actualmente trabaja para poder pagar su carrera”.

Otro caso es el de Noé Espinoza, de 42 años de edad, fue el 16 de julio de 2016 que se levantó muy temprano para comenzar sus labores reparando las fugas de las tuberías de agua de Boca del Río desde las 8:00 de la mañana.

Antes de salir a campo, asistió como todos los demás a checar hora de llegada a las instalaciones del Sistema de Agua y Saneamiento de Veracruz (SAS) en la avenida Cristóbal Colón. No puede pasar. “Como balde de agua fría”, describe el momento.

Sin previo aviso ni la liquidación adecuada, luego de años y años de servicio, esa mañana ningún trabajador pudo ingresar a las instalaciones de SAS pues ya no formaban parte de la plantilla laboral.

En su momento hubo lágrimas, en mis compañeros también, pero ni modos, hay que salir adelante, hay que estar de pie (…) mis hijos ya no estudian por lo mismo, y a mi madre no se le ha podido dar la atención médica necesaria”, dijo don Noé, ex trabajador de SAS.

El cierre

La secretaria general del Sindicato Teniente José Azueta, Angélica Navarrete Mendoza, aseveró que las autoridades municipales que en ese momento tomaron la decisión de desaparecer al SAS Metropolitano, jamás hicieron notificaciones previas, tampoco consultaron a los trabajadores o informaron sobre la situación.

“Ni siquiera nos liquidaron, solo nos dieron un finiquito (…). No fueron capaces de decirnos a nosotros, lo hicieron público en una reunión en el auditorio Benito Juárez, el alcalde de Veracruz de aquel entonces, Ramón Poo Gil dijo que el sistema estaba extinto”

El cierre del Sistema de Agua y Saneamiento de Veracruz, se justificó con la situación financiera de la misma, pues no podía solventar ni los gastos de su planta laboral, sin embargo, hasta este no momento no existe ningún tipo de proceso administrativo o penal en contra de los funcionarios públicos que causaron el quebranto.

En ese momento los cabildos de Veracruz, Boca del Río y Medellín, así como el Órgano de Gobierno del sistema, votaron y aprobaron la extinción del SAS lo que se justificó con la ley orgánica del municipio libre:

“El funcionamiento de un organismo descentralizado, desde el punto de vista económico o del interés público, deje de cumplir sus fines, se puede extinguir, siempre que se observen las mismas formalidades establecidas para su creación y se fijen los términos de su liquidación.”

Las instalaciones

Dentro de las instalaciones, alrededor de 32 unidades automotrices quedaron en el olvido, de las que cinco, son de uso industrial y cuyo costo unitario, siempre rebasa el millón de pesos.