ESTADOS

La curaron en bar de Veracruz y "los levantaron"; no dejaron rastro

Familiares no se explican el silencio de las autoridades tras la privación de la libertad de 5 hombres al salir de bar en Emiliano Zapata

  • CARLOS CAICEROS/ CORRESPONSAL
  • 19/07/2020
  • 22:07 hrs
  • Escuchar
La curaron en bar de Veracruz y "los levantaron"; no dejaron rastro

Xalapa, Ver. - Hermetismo y nulos avances en la investigación persiste alrededor de la desaparición de cinco jóvenes en las afueras del restaurante bar Mega Michelukas en Palo Gacho, municipio de Emiliano Zapata. El hecho ocurrió el pasado 2 de julio y desde entonces no hay rastro de las víctimas

Sobre este caso tanto la Fiscalía General del Estado como la Secretaría de Seguridad Pública, la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas e incluso el Ayuntamiento de Emiliano Zapata guardan silencio acerca de la privación de la libertad.

De las cinco víctimas, la Comisión Estatal de Búsqueda de Veracruz (CEBV) solo emitió tres fichas. La primera, para localizar a Cedrik Abdiel Ramírez Aguilar, de 19 años; la segunda, para Mario Figueroa Domínguez, de 32 años de edad y una tercera para Iván Aurelio Aguilar Villa, de 26 años.

De acuerdo con las versiones del suceso Cedrik Abdiel, Iván Aurelio y Mario, junto con otros dos jóvenes, acudieron al bar "Mega Michelukas" en Palo Gacho en donde los clientes regularmente acuden "curársela" y a comer mariscos. Al salir sujetos armados ya los estaban esperando y los privaron de su libertad. 

Actualmente no existen informes de la FGE, de la SSP o de la CEBV acerca de una investigación por la privación de la libertad de las cinco personas. 

Además, eliminaron de redes sociales la evidencia de la visita de Cedrik, Iván y Mario al bar Michelukas, salvo una foto de los tres en una mesa con bebidas y con una carta del restaurante. En la mesa están otras 2 personas desaparecidas de las que no se han confirmado sus datos generales de forma oficial.

MICHELUKAS

El establecimiento es popular en Emiliano Zapata para irse a "curar" los efectos de la resaca, en una congregación situada a pocos minutos de la caseta de cobro de Plan del Río.

Una versión inicial apunta a una posible riña afuera del negocio, y a partir de este incidente, sujetos armados privaron de su libertad a los tres jóvenes.

Se trata de un negocio pequeño pero concurrido en uno de los diversos paradores de Emiliano Zapata. La carta amplia en platillos de maricos, así como en bebidas alcohólicas, cervezas y preparados.

Además de música a todo volumen en el local trabajan al menos 6 meseras y meseros; los cocineros y los dueños se encuentran tras la barra. 

Generalmente el negocio está lleno de camioneros, motociclistas que realizan recorridos hacia el puerto de Veracruz y viajeros que interrumpen su camino para probar un coctel o una de las famosas ensaladas con camarones.

Los familiares de los desaparecidos aseguran que el local tiene cámaras de vigilancia y sus empleados podrían dar información acerca de las personas que se llevaron a las 5 víctimas, entre estas un joven de apenas 19 años

Sin embargo, ni el dueño del lugar o los trabajadores que presenciaron el levantón se dijeron dispuestos a hablar o a aportar un dato a las autoridades.

Tras el incidente la cuenta de Facebook del bar registró una publicación: "No se dejen engañar por comentarios amarillistas. Ustedes nos conocen y eso es lo que en verdad importa", sin dar más explicaciones.

LOS ESTABAN ESPERANDO

La primera versión refiere que sujetos armados esperaban a los cinco jóvenes afuera del Michelukas, aunque otra hipótesis conduce a una pelea como detonante para que los delincuentes les privaran de la libertad.

Dicha versión revela que Cedrik, Iván y Mario, así como sus dos acompañantes, acudieron al Michelukas a bordo de un taxi, mientras sus agresores conducían una Dodge Journey color rojo, y otro vehículo "pequeño".

Por eso al momento de "levantar" a los cinco jóvenes, los delincuentes igual sustrajeron el vehículo de alquiler, del que tampoco hay rastros.

Y si bien tanto los empleados del Michelukas como los de los negocios de alrededor atestiguaron el "levantón" de Cedrik, Iván y Mario, en Palo Gacho "nadie quiere decir nada", explica una persona cercana a los desaparecidos, quien pide anonimato ante el temor a represalias.

De hecho, refiere que los tres desaparecidos "ni la debían, ni la temían", aunque sospechan de los otros dos, al no existir fichas ni denuncias de sus familias ante la Fiscalía General del Estado.

Tras la privación de la libertad de Cedrik, Iván y Mario, corrió la especulación acerca de un posible nexo con la delincuencia, sin embargo, dicho conocido negó tal señalamiento.

En entrevista con E-Consulta Veracruz una de las víctimas indirectas cuenta que entre los desaparecidos hay gente trabajadora. Uno incluso tenía su propia barbería en la calle Pípila de Xalapa.

Añaden que entre desaparecidos son padres de familia y esposos, por lo tanto, persiste desesperación entre sus mujeres, además del caso de Cedrik Abdiel de 19 años. 

"Mucha gente dice que eran malandros, pero la gente habla o dice eso porque no sabe y las autoridades están optando por quedarse calladas", lamentaron los familiares inconformes

Otra situación del caso es que a 17 días de los hechos ninguna de las familias ligadas al caso ha recibido una exigencia de rescate o un reclamo de los delincuentes y de parte de la Fiscalía General prevalece el silencio ya que no hay avances en las investigaciones.

"Las autoridades esperan al olvido, nadie dice nada y la Fiscalía sólo dice que 'están investigando'".

Otros familiares de los desaparecidos señalaron que denunciaron los hechos, pero la Fiscalía no les informa ningún progreso.

Y aunque en un principio no difundieron el boletín porque tenían la esperanza de que fuera un secuestro, con el tiempo autorizaron a la Comisión de Búsqueda a difundir los rostros y los datos de los tres jóvenes.

"Las personas que se los llevaron deben darse cuenta de que los estamos buscando; que ellos sepan que hay gente preocupada", indicó.

ZONA DE VIOLENCIA

Conurbado con los municipios de Xalapa y Coatepec, Emiliano Zapata registró en últimos meses crímenes de alto impacto, desde feminicidios a ejecuciones en varios sectores conurbados con la capital del Estado.

El 29 de junio de 2020, delincuentes armados ingresaron a la Universidad Valladolid, en el sur de la zona metropolitana de la capital y abrieron fuego contra la directora del plantel María Guadalupe Martínez Aguilar.

El atentado ocurrió poco después de las 10:00 horas, cuando dos hombres ingresaron al domicilio ubicado en Rubí 190 de la unidad habitacional Buganvilias de Emiliano Zapata, a donde llegaron a la oficina de la dirección y asesinaron a disparos a la encargada de la universidad.

El 17 de febrero, criminales igual allanaron un domicilio en el fraccionamiento Valle Real donde abrieron fuego contra una mujer.

El incidente ocurrió en el edificio Colibrí, calle Éxito, casi esquina con avenida Valle Real.

Además, bajo el puente peatonal de Las Trancas, de la congregación Julio Castro de Emiliano Zapata, el 29 de enero de 2020 sujetos asesinaron a balazos a un hombre. Un año antes, el 3 de enero de 2019, delincuentes ejecutaron a un vendedor de piratería en el mismo punto.

ygr