ESTADOS

La Casa de Bety, 14 años capacitando a emprendedoras veracruzanas

Desde hace 14 años “La Casa de Bety” ha capacitado a mujeres veracruzana para realizar artículos de cerámica y así ellas puedan tener un sustento extra para sus

  • Inés Tabal G.
  • 06/11/2020
  • 20:47 hrs
  • Escuchar
La Casa de Bety, 14 años capacitando a emprendedoras veracruzanas
El taller resistió a los meses de confinamiento generado por la pandemia de Covid-19

En la avenida Nicolás Bravo en el centro de la ciudad de Veracruz, ocho mujeres trabajan en un taller de cerámica, se encuentran pintando diferentes figuras que después serán vendidas para que obtengan un ingreso extra que ayude a sus familias.

Hace 14 años Beatriz inició el proyecto para motivar a las mujeres veracruzanas a trabajar y emprender su propio negocio, brindado talleres de cerámica; así nació “La Casa de Bety”.

Desde entonces ha capacitado a más de una veintena de mujeres quienes llegan todos los días a tomar los cursos, este es el caso de Francisca quien después de estar varios meses en depresión como una luz al final del túnel encontró “La Casa de Bety”. 

Francisca llegó hace 13 años, es una de las mujeres que lleva más tiempo en aquel lugar, el cual lo ve como un espacio donde puede distraerse y convivir con otras mujeres que al igual que ella, aprovechan su tiempo libre para realizar una actividad de provecho.

"Me ayudó mucho a salir de mi depresión y desde entonces no he dejado de venir (...), mi doctor en ese entonces me dijo que era lo mejor, que viniera a hacer alguna actividad", comentó Francisca.

Gracias a sus hermanas es que conoció este lugar, donde aprendió a realizar infinidad de adornos de cerámica, primero comenzó con realizar para su casa, después sus vecinos y familiares le fueron comprando cada vez más

Admite que a inicios de la cuarentena este fue uno de los pocos ingresos que se mantuvieron constantes, ya que sus otras entradas de dinero que tenía fueron dañadas por la crisis que causó el covid-19.

Crisis no detuvo a "La Casa de Bety"

Debido a que la mayoría de las mujeres son mayores de edad y por las condiciones tan adversas que puso el covid, el taller cerró sus puertas por un mes, mientras que las alumnas se tuvieron que resguardar en sus casas, para así evitar que se contagiaran.

Pero eso no detuvo a sus más de 15 alumnas a dejar de aprender, ya que la mayoría siguió trabajando en sus casas, para seguir generando ingresos y así poder ayudar a sus esposos con los gastos del hogar.

"Todo lo que es la pintura de cerámica lo pueden manejar para venta, ellas las venden en diferentes plazas donde les dan la oportunidad o con sus amistades y así poder tener un ingreso familiar", aseguró Beatriz.

La clase tiene un costo de 20 pesos, para evitar la aglomeración de personas Beatriz decidió separarlas por turnos, en el taller se proporciona todo el material con el cual ellas trabajan. Las clases son de 10:00 de la mañana a 2:00 de la tarde, de martes a sábado.

Temporada navideña, la esperanza de recuperar ventas

Aunque el taller resistió a los meses de confinamiento, también causó que las temporadas donde tenían mayor venta se vieran mermadas por el paro obligatorio de actividades no esenciales.

Las temporadas más fuertes para ellas era en el mes de mayo y día de muertos, donde toda la producción se vio mermada, ahora con la temporada navideña se encuentran trabajando a marchas forzada, por lo que esperan este mes sea mejor que los otros.

Al igual que muchos otros negocios, el servicio en línea fue una alternativa para seguir vendiendo la materia prima con la que se producen los adornos, a través de su página de Facebook realizaron entrega de los productos.