Juan quería un auto y fue defraudado por presunta gestora en Veracruz

Juan quería un auto y fue defraudado por presunta gestora en Veracruz

Juan entregó 100 mil pesos a Europort Motors a cambio de un automóvil que nunca le fue entregado; la empresa tiene múltiples acusaciones de fraude en Veracruz

ESTADOS
  • Ángel Cortés Romero
  • 25/11/2021
  • 09:49 p.m. hrs
  • Escuchar

Juan afirma que entregó 100 mil pesos a un asesor de Europort Motors, una presunta empresa gestora de financiamiento de automóviles en Boca del Río, a cambio de un vehículo que nunca vio.

La primera vez que supo de la empresa fue el 31 de agosto de 2021, cuando buscaba opciones de financiamiento para la compra de un vehículo seminuevo.

Un anuncio de Europort Motors, con una oferta sobre un automóvil tipo Spark modelo 2019 le apareció en Facebook.

Inmediatamente se contactó con la presunta empresa y fue atendido por alguien que se identificó como Ximena R., quien se ostentó como empleada de Europort Motors y, además, le solicitó un número de teléfono para brindarle más información.

"Yo creo que le escribí como a las 2:50 (de la tarde) y a las 3:00 me marcaron por teléfono, era el asesor de ventas", cuenta.

Ese mismo día, relata que David G., quien se presentó como asesor de ventas, se comunicó con él para pedirle una fotografía de su identificación oficial, comprobantes de domicilio y de ingresos y un estado de cuenta. 

"Me hizo ahí una pequeña entrevista para saber con cuánto contaba de dinero para el enganche y si lo quería para fechas muy próximas."

Además, cuenta que le agendó una cita para el 3 de septiembre en las oficinas de Europort Motors, ubicadas en el local número 308 de la Plaza Vela, con domicilio en el bulevar Adolfo Ruiz Cortines, en Playa de Oro, en Boca del Río.

El 3 de septiembre, Juan acudió acompañado por su novia a las oficinas de la presunta gestora de financiamiento, en donde dice que David G. le entregó la cotización de dos vehículos.

Los automóviles, que se cotizaron desde el 31 de agosto, eran un Chevrolet Spark 2019 y un Volkwagwn Vento 2020; Juan, finalmente, eligió quedarse con el segundo, que tenía un costo de 225 mil pesos.

El automóvil sería adquirido con una comisión de apertura de cero por ciento, un año de seguro gratis con Seguros Bancomer, chip GPS y trámite de placas gratis.

A pesar de que Europort Motors se ostenta como una empresa de servicios de gestión para trámites financieros, David G. le solicitó a Juan el pago de un enganche. 

Juan daría 60 mil pesos de enganche, sin embargo, su novia lo convenció de que entregara 100 mil pesos para que los pagos mensuales del automóvil fueran bajos. 

"Cuando nosotros dijimos que íbamos a dar 100 mil pesos, pues ya nos dijeron que hasta un descuento o un bono de 15 mil pesos iba a haber sobre el vehículo", mencionó.

Juan asegura que hizo una primera entrega de 30 mil pesos a Europort Motors en la terminal electrónica de la presunta empresa, a través de una tarjeta del banco Santander, propiedad de su novia, de lo cual no recibió comprobante.

El 4 de septiembre transfirió otros siete mil pesos desde su cuenta personal BBVA Bancomer a la clave interbancaria 64 6180157077698203 del banco STP.

También ese mismo día afirma que hizo un tercer y último pago de 63 mil pesos en efectivo a la empresa; el dinero habría sido recibido por David G., quien le entregó un recibo sin nombre por el total de lo pagado.

Con el pago de los 100 mil pesos, Europort Motors tenía el compromiso de financiarle los 125 mil pesos que restaban del automóvil. 

A Juan también se le requirió la firma de un contrato de prestación de servicios de gestión para trámite financiero y/o crediticio automotriz, de acuerdo con lo que relata.

El contrato lo confundió, pues David G. le ofreció originalmente el financiamiento de un automóvil, sin embargo, el asesor lo calmó con el argumento de se trabajaba de esa manera por cuestiones fiscales.

"No te preocupes, somos una empresa internacional, a más tardar el 17 de septiembre te entregamos el auto", le dijo David.

De acuerdo con lo pactado, solo bastaban dos llamadas para que Juan tuviera las llaves del automóvil en sus manos; una de control de calidad y otra para acordar el lugar y la fecha de entrega.

La semana posterior al 4 de septiembre, Juan afirma que se mantuvo en comunicación con David G, quien contestó pocas veces a sus llamadas y mensajes.

Volvió a pasar una semana entera hasta que recibió la llamada de control de calidad, pero nunca llegó aquella con la que acordaría la entrega de su automóvil.

El 17 de septiembre, plazo para la entrega del vehículo, relata que llegó sin que tuviera nuevas noticias sobre el proceso de financiamiento, por lo que decidió acudir a las oficinas de la gestora para saber qué pasaba. 

Juan dice que lo atendió Alan C., asesor jurídico de Europort Motors, quien le informó que hubo un retraso por la falta de "requerimientos de dinero".

"Pero si yo ya te pagué los 100 mil pesos ¿ahora qué te tengo que pagar?", cuestionó Juan.

"Es que las promociones que le ofrecieron no estuvieron bien", le respondió Alan C. 

Alan C. le pidió el pago de una comisión por apertura de tres mil y nueve mil 600 pesos más por un chip GPS, a lo que Juan se negó.

Según el asesor jurídico, David G. se equivocó y los nuevos 12 mil 900 pesos que ahora le cobraban a Juan debieron pagarse antes de la firma del contrato del crédito automotriz.

"¿Sabes qué? Esto ya me huele muy mal, si no me vas a dar el vehículo prefiero declinar y devuélveme mi dinero", respondió Juan

El asesor le dijo que si quería cancelar el contrato debía pagar el 14 por ciento de la cantidad de financiamiento del automóvil, es decir, alrededor de 18 mil pesos.

Para que Europort Motors le devolviera el enganche, debía pagar la penalización previo a la cancelación del contrato.

Juan ya estaba molesto cuando le pidió al asesor jurídico los números de la empresa para poner una queja, pero él le respondió que el corporativo estaba en la Ciudad de México y la sede en Bélgica.

"Ya nomás (sic) me reí, así como de me quieres agarrar de tonto todavía más", recordó el joven, quien advirtió en ese momento que regresaría con su abogado.

El 23 de septiembre acudió nuevamente a las oficinas de Europort Motors con su abogado, quien antes le advirtió que el contrato que firmó no contenía información sobre la presunta empresa.

De acuerdo con su abogado, el contrato carece de los datos de razón social y de constitución de la empresa, por lo cual no tenía validez. 

Aquel día serían recibidos por Alan C, sin embargo, su asistente, quien se presentó como Samantha B., dijo que el asesor jurídico no podía llegar.

En cambio, ofreció a Juan y a su abogado ser atendidos por una persona de nombre Miguel Ángel A., quien le aseguró que no le devolverían su dinero debido a que el contrato protegía a la presunta empresa.

Después de esa visita, Juan ya no tuvo contacto con los trabajadores de Europort Motors, empresa contra la que puso una denuncia ante la Fiscalía Regional del Distrito 12 de Boca del Río.

La Fiscalía General del Estado (FGE) abrió la carpeta de investigación 1564/2021 por el delito de fraude en contra de la persona jurídica Europort Motors.

También se encuentras denuncias como personas físicas David N, Alan N, Miguel Ángel N, Samantha N y cualquier otro socio y directivo de la presunta empresa.

A partir de la denuncia, Juan y su abogado se enteraron de que existen al menos otras cuatro carpetas de investigación en contra de Europort Motors y sus trabajadores.

También supieron que la persona que administra la Plaza Vela, donde se encuentran las oficinas da la presunta gestora de financiamiento, recibió quejas de clientes que presuntamente fueron víctimas de fraude.

La Silla Rota Veracruz buscó una entrevista con la administración de la plaza, sin embargo, no se tuvo respuesta de la solicitud, pero se confirmó la empresa ocupaba uno de sus locales.

También se intentó sostener comunicación con la empresa, pero no se respondió a la solicitud.

Hasta ahora, Juan desconoce cuál es la agencia de autos con la que presuntamente Europort Motors le financiaría el automóvil Volkswagen Vento 2020.

Mismos empleados operarían en "empresa" similar

El pasado 23 de noviembre, un grupo de 15 personas originarias de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río se manifestaron afuera de la fiscalía regional para denunciar por un presunto fraude a la empresa Motorsale.

De acuerdo con los afectados, Motorsale es otra presunta empresa de financiamiento automotriz con domicilio en la Torre del Mar, ubicado en el bulevar Ruiz Cortines, en el fraccionamiento Los Delfines, de Boca del Río.

Ana Karen Huesca entregó a 30 mil pesos a Motorsale como enganche para la obtención de un automóvil que tampoco vio.

Cuando la presunta empresa comenzó a darle pretextos para no entregarle el vehículo, asegura que buscó en redes sociales a más personas afectadas; algunas entregaron hasta 150 mil pesos de enganche a Motorsale.

Hasta ahora encontró a 14 personas más con las que puso una denuncia colectiva por fraude en la Fiscalía Regional de Boca del Río.

Aunque intentaron quejarse ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) Delegación Veracruz, señalaron que la institución no los atendió.

La Silla Rota Veracruz buscó una postura del delegado de Profeco Veracruz, Bruno Rodrigo Fajardo Sánchez, quien ignoró los mensajes. 

Durante su manifestación a las afueras de la Fiscalía Regional de Boca del Río, los afectados desplegaron una lona con las fotografías de cinco trabajadores de Motorsale.

El abogado de Juan identificó a dos de ellas: el asesor jurídico Alan C., quien aparece con un saco de color rosa; y Miguel Ángel A., de complexión delgada y quien luce una camisa blanca de manga larga.

Además de Europort Motors y Motorsale, los trabajadores de estas empresas operarían una tercera organización denominada EasyMotors.

De acuerdo con usuarios de redes sociales, los trabajadores de Europort Motors también trabajan para otra empresa cuyo nombre es EasyMotors, también presunta gestora de financiamiento automotriz.

Otro grupo de afectado también denunció a Europort Motors

Otro grupo de 13 personas, la mayoría originarias de municipios distintos a la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, también tramitaron un crédito automotriz con Europort Motors

Una de ellas es Yudzil León, originaria de Tierra Blanca, quien inició el proceso de financiamiento con Europort Motors el pasado 29 de octubre.

"Imagínate somos 23, yo di 30 mil pesos, pero más personas dieron 50, otros dieron 130 mil pesos", dijo.

Aunque los trabajadores de Europort Motors le pidieron un enganche de 40 mil pesos, ella habló con un asesor que se presentó como Daniel Esparza, quien le aceptó una cantidad menor.

"No, ven. Tráeme lo que tengas, yo te aparto el vehículo, queda apartado hasta un mes y luego me liquidas el enganche", le dijo. 

El grupo de personas que formó presentó una demanda colectiva en contra de Europort Motors ante la Fiscalía General del Estado (FGE), sin embargo, Yudzil ya perdió la foto de recuperar su dinero.

Según las opiniones de usuarios de Internet, Europort Motors cuenta con varias quejas de personas que acusan a la presunta empresa de fraude por cantidades que van desde los 30 a los 80 mil pesos.

Tanto Europort Motors como EasyMotors y Motorsale no cuentan con un registro en el Sistema de Atención Tributaria (SAT), según una consulta que se realizó en el sitio web del órgano.

Las presuntas empresas enfrentas múltiples denuncias ante la FGE por el delito de fraude y asociación delictuosa. 

"Obviamente quiero la devolución de mi dinero, los cien mil pesos que di", señaló Juan. Al igual que él, decenas de víctimas buscan su dinero de vuelta.