ESTADOS

Evita asaltos; así operan asaltabancos en zona conurbada

Tras la detención de tres presuntos asaltantes, se reveló el método empleado para llevar a cabo el robo a clientes bancarios

  • VÍCTOR M. TORIZ
  • 24/01/2020
  • 20:22 hrs
  • Escuchar
Evita asaltos; así operan asaltabancos en zona conurbada

La reciente imputación que logró la Fiscalía General del Estado sobre tres presuntos asaltantes de un cuentahabiente, luego de que este había realizado el retiro de 76 mil pesos de una institución bancaria en Boca del Río, permitió descubrir el modus operandi que utilizan estas bandas en Veracruz para cometer sus ilícitos.

La ola de robos a clientes bancarios que se han presentado en el último mes muestra que el asalto por el que estas personas son procesadas no es un caso aislado, aunque este tomó notoriedad por el reclamo que la víctima viralizó en contra de la empleada que lo atendió, asegurando que ella se encontraba coludida con los ladrones.

Avanzadas las investigaciones, La Silla Rota Veracruz te presenta las claves que debes de tomar en cuenta sobre la forma en la que operan los grupos dedicados a cometer los robos a clientes bancarios.

IDENTIFICAN A LA VÍCTIMA

Aunque no existe un perfil especial para definir a las víctimas de robo después de realizar un retiro bancario, los ladrones se enfocan en aquellos cuentahabientes que realizan retiros directamente de la línea de caja de los bancos.

Los casos de robos a personas que retiran en cajeros automáticos o a través de otro sistema, se presentan de manera esporádica.

Las víctimas, en estos casos, regularmente hace evidente que está realizando el retiro de un monto importante de dinero, esto lo hace un blanco más vulnerable.

ESPÍA SE HACE PASAR POR CLIENTE

Según lo declarado por los presuntos asaltantes detenidos a la FGE, para poder identificar a la víctima uno de sus cómplices se hace pasar como un cliente dentro de alguna de las instituciones bancarías.

De esta forma se mantiene al tanto de los movimientos que realizan los usuarios en la caja, escuchando y observando cuando solicitan el dinero y cuando se lo entregan; de esta forma conocen el monto exacto o aproximado de lo que retiraron.

Cuando el candidato a víctima realiza el retiro, el espía avisa a sus cómplices a través de un mensaje o llamada por teléfono celular, ofreciendo características de la persona.

TAXISTA ENCUBIERTO

Los ladrones propician que la víctima aborde un taxi en particular. Esto lo hacen con un segundo cómplice que se hace pasar por taxista.

El conductor encubierto utiliza una unidad de alquiler como cualquier otra, pero es puesto sobre aviso por el grupo criminal para ofrecer su servicio justo cuando la víctima está saliendo del banco.

En los casos en los que no tienen vehículo propio, es muy probable que acepten el servicio para evitar arriesgarse a caminar con un monto elevado de dinero.

El supuesto taxista atiende la instrucción de dirigirse al lugar de destino, no sin antes avisar a los ladrones para que esperen a la víctima en el lugar a donde bajará de la unidad.

Ahí es cuando el falso conductor toma la ruta más larga para dar tiempo a sus cómplices de agruparse y llegar al destino antes, permitiendo que estos cometan el robo en el momento en el que se bajan.

El conductor del taxi jamás interviene cuando el robo se está cometiendo, por lo que es librado de las sospechas.

USO DE ARMA DE FUEGO

El robo es cometido por dos o tres personas, quienes regularmente se trasladan a bordo de motocicletas, para hacer más eficiente el escape.

Los atacantes portan armas de fuego, pistolas tipo escuadra, con lo que logran inmovilizar de inmediato a la víctima para robarles el dinero, casi en todos los casos sin ningún tipo de resistencia.

Algo distintivo es el uso excesivo de la violencia, ya que en los casos registrados los ladrones no dudan en realizar disparos de advertencia para detener a sus víctimas, incluso agredir con golpes para obligar a entregar lo robado.

Autoridades de Seguridad Pública recomiendan que en estos casos no se oponga resistencia o se trate de enfrentar a los ladrones que portan arma, dado que es muy probable que las utilicen en contra de sus víctimas.

ygr