ESTADOS

Entre robos y deterioro, regreso a clases en Jardín de Niños José Azueta

El Jardín de Niños José Azueta forma parte de las más de 10 millones de escuelas que regresaron a clases, pero aún no cuentan con las condiciones adecuadas

  • Inés Tabal G.
  • 30/08/2021
  • 19:29 hrs
  • Escuchar
Entre robos y deterioro, regreso a clases en Jardín de Niños José Azueta
El Jardín de Niños José Azueta forma parte de las más de 10 millones de escuelas que regresaron a clases presenciales. (Foto: Cortesía)

Los abrazos y besos para los maestros cambiaron por gel antibacterial y la toma de temperatura, faltaban 10 minutos para las 9:00 de la mañana y algunos padres ya estaban afuera del jardín de niños José Azueta formados para dejar a sus hijos.

Este lunes 30 de agosto el Jardín de Niños José Azueta fue una de las escuelas que regresó a clases presenciales, después de la suspensión de actividades escolares por la pandemia de la covid-19.

Para este regreso la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) envió un paquete de limpieza con gel antibacterial, cloro, jabón líquido, desinfectante, aspersor de cinco litros, termómetro y manual sanitario contra covid-19 a las escuelas, el cual es insuficiente afirmó la directora Angélica Angulo Serralde

“Iniciamos con mucha incertidumbre de que el gobierno nos iba a apoyar a las escuelas, nos mandó a llenar un formulario de nuestras necesidades y al no haber mesa directiva durante casi dos años de periodo escolar no hay ingresos”, contó la directora.

Además del daño que la escuela desde hace varios años reportó a la SEV, debido al hundimiento de algunas áreas donde está, y a la falta de mantenimiento en pintura por la humedad, durante el cierre fueron víctimas de robo en el plantel.

El monto de lo robado fue de 30 mil pesos, los ladrones se llevaron dos climas, forzaron las puertas, un microondas, la bomba de fumigación, la de agua, una bocina y algunas lámparas de luz.

De todos estos desperfectos ya avisaron a la SEV, pero afirma que no han llegado los apoyos, por lo cual los padres tendrán que poner de su bolsillo, pues afirman que si no tienen respuesta tendrán que continuar a distancia, para garantizar la seguridad de los menores.

“Requerimos de muchas cosas más, el detergente, papel sanitario, toallas sanitizantes, que ya fueron solicitadas a los padres de familia (...), iniciamos el año con muchas carencias, muchas dificultades, pero a pesar de ello nosotros hemos tomado todos los esfuerzos para poder brindar el servicio de la mejor manera y pedimos apoyo de las autoridades”, dijo la directora.

EL PROTOCOLO

Este regresó que se dio después de dos ciclos escolares sin clases presenciales no fue lo mismo, los cubrebocas tapaban los rostros de los maestros y niños, mientras que los padres aún con algo de incertidumbre preguntaban sus dudas a los docentes.

“Manténganse todo el tiempo al pendiente de los celulares y cualquier mensaje para mantenernos en contacto”, fue la instrucción de la directora a los padres.

Alejandra Varón llevó por primera vez a su nieto Ángel al Kinder, los nervios no abandonaron a la abuela, aunque al inicio hubo incertidumbre de si llevarlos o no, al final su hija decidió que era lo mejor para atender las necesidades de convivencia del menor, pues afirmó que después del confinamiento se volvió un poco antisocial.

Unos días antes los maestros organizaron una junta con los padres de familia para mostrar el protocolo de sanidad que se seguirá, de los 15 niños que planeaban recibir este lunes para deducir la aglomeración solo llegaron ocho.

El jardín cuenta con una plantilla de 32 alumnos, quienes asistieron un día la mitad y el siguiente la otra parte; además, se contará con asesorías para los menores que necesiten.

“Solamente van a venir en un periodo de dos horas, van a entrar 10 minutos antes de la hora, las jornadas van a ser de 30 minutos con pausa para que los niños tengan oportunidad de lavarse las manos frecuentemente y los grupos serán de 7”, aclaró Angélica Angulo.

En el caso de los maestros también hubo una preparación anticipada para que estuvieran listos ante este regreso, que para ellos era inminente, aunque aseguran que debido al modelo híbrido significa un poco más de trabajo para ellos.

“A pesar del temor (de los padres) los vimos bastantes animados al momento de la entrada, preguntando algunas cosas, pero la labor de nosotros es darle toda la seguridad y confianza que sus hijos estarán bien”, dijo Mauricio Morales, maestro de música.

El Jardín de Niños José Azueta forma parte de las más de 10 millones de escuelas que regresaron a clases presenciales, según información de autoridades estatales, pero a diferencia de muchas aún no cuentan con las condiciones adecuadas en materia de infraestructura, por lo que aún están contemplando volver al modelo en línea si no resuelven los detalles para garantizar la seguridad de los alumnos.




am