ESTADOS

Delincuencia ahora persigue al sindicalismo

El encabezar una representación proletaria no sólo significa el acceder a recursos y privilegios, sino además, el ser blanco continuo del crimen en la entidad

  • REDACCIÓN
  • 04/11/2019
  • 17:59 hrs
  • Escuchar
Delincuencia ahora persigue al sindicalismo

El homicidio de un dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Coatzacoalcos representa un ejemplo de la escalada de violencia contra líderes sindicales en la entidad.

El ejemplo más reciente ocurrió este 4 de noviembre, en la carretera de la zona industrial de aquella ciudad en la zona sur de la entidad, en donde un comando armado interceptó la camioneta en donde viajaba Víctor López Ruiz, y Juliana “N”, a la altura del Complejo Petroquímico de Pajaritos.

El ataque además lesionó a tres obreros, parte del equipo de colaboradores de López Ruiz.

Lo anterior, se suma a las disputas por el control sindical en la región de Coatzacoalcos.

Es el caso de Lorena González León, y su esposo Víctor Manuel Pérez Muzo, ambos integrantes de la denominada Coalición Sindical, masacrados en el interior de su domicilio el pasado 23 de enero.

La asesinada se desempeñaba como Secretaria de Trabajo y Conflictos en la Coalición Sindical, y su esposo fungía como secretario general de la FATEV.

Anteriormente, el 27 de agosto, delincuentes acribillaron y dieron muerte a Marjorie Oropeza Núñez, líder de la Alianza Sindical ASTRAC-CTM en Agua Dulce.

La lideresa sostenía una reunión con algunos obreros cerca de su domicilio, en una caseta de vigilancia que ella misma había colocado por amenazas en su contra; allí sujetos a bordo de motocicletas dispararon contra ella en al menos 11 ocasiones.

Posteriormente, el sucesor de Oropeza Núñez, Joselín Amézquita Martínez, igual murió asesinado a tiros el 25 de septiembre en Agua Dulce. La víctima transitaba sobre la avenida Francisco I. Madero hasta donde llegaron sujetos armados, quienes lo emboscaron y le dispararon, justo en frente al local conocido como Hamburguesas El Gordo y frente a la tienda Coppel.

ygr