ESTADOS

Debut y despedida; Club Veracruzano de Futbol queda fuera de la LBM

"¡No es un adiós, es un hasta luego!", afirmó en sus redes oficiales la LBM, competencia que se tambalea ante los problemas extracancha

  • Elías Durán
  • 01/12/2020
  • 17:57 hrs
  • Escuchar
Debut y despedida; Club Veracruzano de Futbol queda fuera de la LBM
Cuatro equipos dijeron adiós a la Liga de Balompié Mexicano (LMB), entre ellos el Club Veracruzano de Futbol.

Junto a los equipos Acaxees de Durango, Los Cabos FC y San José FC, el Club Veracruzano de Fútbol Tiburón se despidió oficialmente de la temporada 2020-2021 de la Liga de Balompié Mexicano (LBM), competencia de fútbol prefesional alterna a la Liga MX que se tambalea en medio de diversos conflictos extracancha. 

La noticia fue a dada a conocer este martes 1 de diciembre por la propia LBM, a través de sus redes sociales, donde reconoció que "el tiempo no ayuda y es mejor esperar a que estén en condiciones".

La LBM agradeció el esfuerzo realizado por las directivas de los equipos, los cuales terminaron por ser dados de baja del torneo que arrancó con 19 equipos y ahora se ve reducido a sólo 11 plantillas.

De acuerdo a la Liga, el objetivo principal es "dar continuidad a la competencia", aunque es bien sabido que el proyecto está inmerso en una crisis ante la falta de solidez económica.

Así como por los problemas con televisoras que renuncian a seguir transmitiendo los partidos, equipos que han desertado y jugadores que han dejado de entrenar o han renunciado por faltas de pago.

Liga de Balompié inició con el pie izquierdo

Hace unos días, el equipo Acapulco FC fue expulsado de la liga que preside el exfutbolista Carlos Salcido, por incumplir con varios requisitos, entre ellos temas de pagos.

Acapulco FC se unió al Atlético Jalisco y a Faisanes FC como los últimos equipos que desertaron de la liga por la falta de solidez económica.

Otro cuadro con este tipo de problemas fue Atlético Jalisco, el cual se hundió en la polémica tras revelarse que la totalidad de la plantilla y cuerpo técnico sumaban dos meses con adeudos, por lo que a sus jugadores les fue negado el acceso a las instalaciones para llevar a cabo sus actividades.

Ante esto, el club emitió un comunicado en sus redes sociales, en donde se comprometió a resolver la situación "a la brevedad posible", y ofreció una disculpa a sus elementos por la situación. Sin embargo, el equipo terminó por ser expulsado.

A una semana del inicio de la LBM, el 21 de octubre, jugadores del San José suspendieron entrenamientos por falta de pagos, y hace un par de semanas, el Club Veracruzano de Futbol Tiburón, donde jugaba "El Chatón" Enríquez, prácticamente se desintegró, quedando únicamente como base un grupo de jugadores de entre 18 y 23 años.

La mayor parte del equipo, conformado por futbolistas experimentados, decidió salir por adeudos, además de que Gustavo Matosas, quien fungía como director deportivo y también renunció.

Hubo quienes desertaron desde antes de iniciar

Ese fue el caso del técnico Carlos Torres, quien dejó el banquillo del Ensenada FC, mientras que Ramón Ramírez, quien había sido presentado como director deportivo del mismo, renunció 48 horas después.

A esto se suman las indisciplinas, pues se dio a conocer que alrededor de 15 futbolistas del equipo Leones Dorados fueron arrestados en estado de ebriedad tras realizar actos vandálicos en la zona centro de Teziutlán, Puebla.

Aunado a ello, la LBM se quedó sin una de las televisoras que transmitía sus partidos. WCN Televisión, con sede en Houston, Texas, dio a conocer a la audiencia que no transmitiría más los encuentros de la LBM, cuyo torneo inició el pasado 15 de octubre.

La televisora explicó en un comunicado que no encontró la forma de empatar una estrategia comercial única: "ya no somos más empresa elegida que ostente tener el honor de poder transmitir el buen futbol que esta nueva liga ofrece", afirmó.

La LBM inició con mucha expectativa, ya que pretendía dar una nueva oportunidad a futbolistas que fueron relegados de la Liga MX, o a otros jugadores amateurs de vivir la experiencia como jugadores profesionales, pero a semanas de su arranque, el futuro de la competición puede quedarse en el camino o no concretar un segundo año, principalmente ante problemas financieros.