ESTADOS

Cosme sobrevive a pandemia con oficio en peligro de extinción

La escasez de trabajo y la crisis económica por la pandemia de Covid-19 hicieron que Cosme saliera a las calles a ofrecer sus servicios como zapatero

  • Inés Tabal G.
  • 03/02/2021
  • 20:36 hrs
  • Escuchar
Cosme sobrevive a pandemia con oficio en peligro de extinción
A sus 64 años el hombre originario de Córdoba sobrevive la pandemia de Covid-19 como zapatero en el puerto de Veracruz.

Cosme Herrera Rodríguez lleva más de 30 años como zapatero, pero el primer contacto que tuvo con el oficio fue a los nueve, hace 55 años.

La pobreza y necesidad fueron los principales motivos por los que entró a este empleo, que lo mantienen trabajando a pesar de que por su edad forma parte de la población en riesgo en caso de contagiarse por covid.

A sus 64 años el hombre originario de Córdoba recuerda que su primer trabajo fue realizando mandados a negocios que se dedicaban a este giro, así trascurrió gran parte de su niñez y adolescencia, rodeado de suelas, pegamento y clavos.

Poco a poco fue aprendiendo el arte de reparar calzado, hasta que a los 21 decidió dejar su casa para buscar mejores oportunidades de trabajo en el puerto de Veracruz.

“Aquí (en Veracruz) había más chamba y en Córdoba estaba muy escaso el trabajo y como mi papá ya me había metido a esto (zapatero) pues a esto me metí a trabajar”, cuenta.

Su primer empleo formal fue dentro del Mercado Hidalgo, dice que en aquellos años solo había dos talleres de reparación de calzado y las ganancias eran cuantiosas.

Después de 12 años decidió emprender su propio negocio, el cual también tuvo que cerrar debido a que el lugar donde estaba instalado representaba un peligro por los daños en su infraestructura, más tarde pondría otro junto con su hijo, también cerró por la falta de clientes.

Disminución de las ventas y devaluación del oficio

Ahora su situación se complicó aún más debido a la pandemia, pues la escasez de trabajo y la crisis económica, hizo que Cosme saliera a las calles a buscar empleo ofreciendo sus servicios como zapatero.

“Estuve sin trabajar como cuatro meses, andaba en la calle de ambulante, casa por casa, pero es pesado porque hay que caminar mucho y la gente no confía”, aseguró.

Hace dos meses comenzó a trabajar de nuevo como empleado dentro del Mercado Unidad Veracruzana, admite que las ganancias son muy bajas, pues gana 30 por ciento por comisión.

“Apenas llevo un solo par y uno gana por porcentaje, para ganarte 150 pesos tienes que hacer 500 de trabajo”, dijo.

Hay días en lo que no logra obtener nada de dinero, aunado a eso tiene que costear gastos de comida y medicamentos ya que sufre de epilepsia y depresión.

Asegura que prefiere ganar esa cantidad al deambular por las calles buscando empleo.

Por fortuna cuenta con el apoyo de su esposa, ella vende ropa en las calles, ambos son parte de los sectores de riesgo al covid.

Aunque Cosme ama su trabajo, pues con eso sacó adelante a su familia, admite que le hubiera gustado aprenden otro oficio, ya que en la actualidad el ser zapatero es una actividad poco remunerada.

Explicó que en estos últimos años el negocio se puso difícil, por la entrada al mercado de zapatos chinos que son más baratos y de no tan buena calidad, causó que las ventas bajaran y se desmerite el oficio artesanal, llevándolos prácticamente a regalar su trabajo. 

Desafortunadamente dice que las personas prefieren comprar zapatos nuevos a repararlos.

“El trabajo de calzado es muy bueno, pero hay que meterle ganas, ya no es como antes. Ya ahorita está muy pesado, ya no hay chamba, muy poco, pero todavía sale para comer, aunque sea”, dijo.

Adultos mayores con posibilidad de vacuna contra el covid

Don Cosme admite que por su edad tiene miedo a contraer el covid, aunque dice que por fortuna no ha tenido personas cercanas que hayan padecido la enfermedad,  pero la constante exposición que tiene al igual que su esposa, lo ponen en un riesgo alto a adquirir el virus.

Afirma que la necesidad de trabajar es mucho mayor al miedo que el virus pueda causar en ellos.

“Hay que pedalearle todos los días, si no salimos a trabajar sale peor, porque aquí sacamos siquiera para comer, aunque sea 100 pesos”.

Actualmente el Gobierno Federal implementó la segunda fase de vacunación contra el covid-19, consiste en el registro en línea de los adultos mayores de 60 años y más quienes podrán adquirir la vacuna.

En la más reciente conferencia de prensa del Gobierno, Ricardo Cortés Alcalá, director de Promoción de la Salud, explicó que primero se vacunarán a personas de 80 o más años, después seguirán los adultos de 70 a 79 años, para posteriormente continuar con los adultos mayores de 60 a 69 años.

Siguiendo el  Plan Nacional de Vacunación, que antes habían anunciado, el registró se hará a través de la plataforma Mi Vacuna del Gobierno federal.

Debido a la alta demanda de personas que requieran esta vacuna la plataforma ha tenido fallas, por lo cual el mismo día de su publicación fue suspendida, dijo en conferencia de prensa el Subsecretario de Salud, Hugo López Gatell.

Esto puede llevar que el proceso se atrase un par de días hasta que la plataforma este en completo funcionamiento.

Pero para Cosme y su esposa aplicarse la vacuna aún significa un gran reto, ya que no cuentan con los medios ni la ayuda suficiente para realizar este registro, además de que aún desconocen de esta aplicación, aseguró.

ac