ESTADOS

Con pandemia y nortes, comerciantes del malecón resisten bajas ventas

Álvaro y sus compañeros comerciantes resisten a los estragos del frente frío número 26 y a la pandemia de la covid-19 en el puerto de Veracruz

  • Inés Tabal G.
  • 29/03/2021
  • 21:19 hrs
  • Escuchar
Con pandemia y nortes, comerciantes del malecón resisten bajas ventas
Comerciantes de la macroplaza del malecón tienen sus esperanzas puestas en la temporada vacacional de Semana Santa.

Ni las rachas de viento ni la lluvia que cayó esta mañana en el puerto de Veracruz fue obstáculo para que Álvaro colocara su puesto de lentes en la macroplaza del malecón. El hombre de complexión robusta, que sostiene una lona para que su mercancía no se moje, dijo "así llueve o truene, aquí vamos a estar.

El dicho lo confirmaron los demás locatarios que permanecieron en el lugar sin moverse, pese a que los vientos del frente frío no. 46 superaban las rachas de 60 kilómetros por hora, lo que les impidió establecerse.

Álvaro tiene más de 20 años trabajando como comerciante, sus padres fueron quienes le inculcaron este oficio que se rehúsa a abandonar pese a los contratiempos, pues es el único sustento con el que cuenta.

Las inclemencias del tiempo no son los únicos problemas con los que tiene que lidiar, pues desde hace un año sobrevive con la poca afluencia de turismo que la pandemia de la covid-19 dejó al paso.

"La hemos visto muy difícil, la hemos visto muy dura y hemos subsistido con esto, de lo poco o mucho que hay del turismo, porque si no llega el turismo no hay ingresos, no hay para el alimento del hogar", lamentó.

Durante los primeros meses de la pandemia las ventas bajaron significativamente y aunque resistió, hubo ocasiones en las que solo juntaba 30 pesos al día, por lo que buscó trabajos temporales como velador o vigilante para cubrir los gastos de su familia.

A la par de las pérdidas económicas y la reducción de gastos, también sobrellevó el fallecimiento de sus suegros, quienes contrajeron el virus y sufrieron complicaciones de salud al ser parte de los sectores de riesgo.

Con ventas de Semana Santa planea pagar préstamos

"El comercio es engañoso, pero en pandemia lo es más", afirmó Álvaro, quien recuerda que hace un año adquirió mercancía para las temporadas vacacionales, cuando lograba tener más ventas por la llegada del turismo al puerto jarocho, sin embargo, la emergencia sanitaria arruinó todos sus planes.

"La mercancía disminuyó mucho en tiempos de pandemia, porque nos la fuimos comiendo, como decimos nosotros, y nos quedamos en ceros", contó.

Por la falta de ventas no logró recuperar su inversión, ahora para estas fechas se endeudó pidiendo préstamos para adquirir más mercancía. Su deuda asciende a los 10 mil pesos, una cantidad que espera pagar con lo que obtenga de Semana Santa.

"Tenemos que recurrir (a los préstamos) porque no tenemos otra opción, eso sí, siempre trabajando para poder liquidar las deudas", afirmó.

A pesar de que solicitó el apoyo que el gobierno federal dio a los prestadores de servicios turísticos, hasta el momento no ha recibido respuesta favorable.

Comentó que fueron contados los comerciantes de la Plaza del Malecón que lograron obtener el crédito, debido a eso prefirió pedir prestado, ahora confía que el mal tiempo les de tregua y que el cambio de semáforo de amarillo a verde anime a los turistas a visitar las tierras jarochas.

Pandemia ocasionó caída del turismo: CNET

Los últimos datos del balance de 2020 del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) señalaron que durante el año pasado el sector turístico en el país tuvo una caída del 46 por ciento en las visitas con respecto al 2019.

El porcentaje equivale a una pérdida de 13 mil millones de dólares. Para el 2021 el panorama luce igual de desalentador, ya que se prevé que la recuperación tarde entre 30 y 48 meses.

Lo anterior afecta directamente a las microempresas turísticas; el reporte "Caída del turismo por la covid-19, desafío para México y experiencias internacionales" señala que el 93 por ciento de las empresas turísticas – unas 450 mil unidades – son microempresas con menos de 10 empleados, que sufrieron daños por el paro de actividad no esenciales.

Estos negocios, al igual que el de Álvaro se aferran a sobrevivir a pesar del panorama desalentador que la covid continúa dejando en el sector turístico.

ac