ESTADOS

Centros nocturnos en Veracruz mueren por pandemia del covid

Debido a la pandemia, Ozkar y Víctor llevan varios meses sin trabajar ni recibir ingresos. La crisis ya les afectó en su vida

  • Inés Tabal G.
  • 28/07/2020
  • 19:53 hrs
  • Escuchar
Centros nocturnos en Veracruz mueren por pandemia del covid

Veracruz, Ver. – Las mesas lucen vacías, la mitad de ellas están amontonadas aún lado del escenario. Dentro del Bar Paraíso hay apenas 10 personas esperando a que comience el show.

Ozkar y Víctor se preparan en los camerinos mientras desempolvan su maquillaje y vestuario. Cumplen cuatro meses sin poder trabajar en la ciudad de Veracruz debido a la pandemia de covid-19.

"Nosotros cerramos antes de que dijeran las autoridades por protección. Cuatro meses sin trabajar, sin generar dinero, sin recibir, fue un poco difícil", dice Ozkar y aplica su base del maquillaje que dará vida a Bárbara, el personaje que adoptó como transformista o Drag Queen.

Este año cumpliría 16 de trabajar sin interrupción, pero la pandemia por el virus SARS Cov2 vino a pausar por 121 días su segunda fuente y la más importante de ingresos que tenía.

Cerca del 70 por ciento de sus entradas económicas provenían de los eventos que realizaba en el bar, el otro 30 lo generaba en un negocio de tacos, pero al igual que otros, tuvo que cerrar, debido a las restricciones que el ayuntamiento y la Secretaría de Salud implementaron a mediados de marzo para controlar la pandemia.

El 19 de marzo, el alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, anunció el cierre de antros, bares y centros nocturnos hasta nuevo aviso, con el fin de no contribuir a la aglomeración de personas y así prevenir nuevos contagios.

Mientras que, los restaurantes solo podían operar a menos del 30 por ciento de su capacidad, para respetar las normas de sana distancia instruidas por la Secretaría de Salud Federal.

Bárbara se para en el escenario, las luces tenues del bar caen sobre ella como cada noche antes de la pandemia, se aferra al micrófono para comenzar el espectáculo que en esta ocasión es aplaudido solo por los trabajadores del bar que caminan entre las mesas vacías.

CIERRE TEMPORAL DEL BAR PARAÍSO DEJÓ SIN TRABAJO A 15 PERSONAS

"Es una situación para la que no estás preparado, en ningún lado te explican que algún día te vas a enfrentar a una pandemia, a una cuarentena tan prolongada", narró Juan Castro, propietario del Bar.

En el establecimiento trabajaban 15 empleados, entre meseros, artistas y administradores, la mayoría de ellos no tenían otra fuente de ingresos, por lo que el único sustento provenía del sueldo que ganaban en el bar.

Durante cuatro meses todos los empleados se quedaron sin trabajo, algunos con más deudas que otros, pero con la misma necesidad de regresar a laborar.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indican que en Veracruz 46 mil 300 personas se quedaron sin trabajo entre los meses de marzo y mayo, derivado de la pandemia por el covid-19.

"Este era el único sustento que tenía, esto (el covid-19) sí nos ha afectado demasiado, porque al final de cuentas de esto vivimos", comentó Manuel, quien trabajaba como mesero.

Manuel acababa de conseguir empleo en el bar cuando la Secretaría de Salud anunció el cierre de los centros nocturnos, al principio creyó que esta situación pasaría rápido, pero conforme fue pasando el tiempo y no había señales de abrir, la desesperación y frustración empezó a aquejarlo.

Los recibos de agua, luz y los gastos de sus hijos comenzaban a hacer acto de presencia, la ayuda de sus padres hizo un poco más amena sus deudas.

Pero para su compañero Víctor la situación fue diferente, ya que durante el confinamiento no tuvo la misma oportunidad de que alguien lo ayudará.

Víctor trabaja como stripper desde hace 18 años, este oficio le ayudó a pagar sus estudios de licenciatura en Administración de Empresas.

El show que realizaba en distintos centros nocturnos del país le ayudaban a sostenerse económicamente, pero a raíz de la cuarentena los eventos programados se vinieron abajo, junto con su autoestima.

"La verdad me deprimí demasiado, porque es una situación que no había vivido (...), saber que de la noche a la mañana no tienes ningún peso en la cartera y luego empezaron los conflictos con mi pareja", narró Víctor.

Aseguró que a raíz de los problemas económicos que tuvo, también surgieron discusiones con su pareja, lo cual terminó por deprimirlo aún más.

De acuerdo con especialistas, los trastornos de ansiedad y la depresión son padecimientos que se detonaron o agudizaron durante la emergencia sanitaria de covid-19, debido al distanciamiento social y el estrés causado por la situación.

De marzo a junio se registró un aumento de 672 personas diagnosticadas con depresión en Veracruz, según datos del Boletín Epidemiológico de la Secretaría de Salud.

PANDEMIA DEJÓ EN QUIEBRA A CENTROS NOCTURNOS

El estado de Veracruz tiene alrededor de 3 mil 161 centros nocturnos, bares y cantinas, registrados ante el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE), según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La mayoría de estos ahora están quebrados u operan en pérdidas bajo el concepto de venta de alimentos y con muchas limitaciones, lo más que tienen permitido trabajar es hasta las 12 de la noche, aseguró el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (CANIRAC) en Veracruz, Santiago Martínez Dordella.

"Yo creo que no me declaró en bancarrota por mera soberbia y orgullo, pero la situación está realmente complicada", dice Juan Castro, propietario del Bar Paraíso.

Debido a que no hubo condonación de ningún tipo para las empresas del estado, los dueños de estos negocios siguieron pagando recibos de rentas, agua, luz y nóminas de sus empleados, durante cuatro meses sin tener el permiso de laborar.

Para Juan dueño del Bar Paraíso, esto implicó pérdidas de más de 50 mil pesos por mes.

Adaptarse a la nueva normalidad, reto para los centros nocturnos

El regreso a la nueva normalidad para los centros nocturnos implicó no solo gastos en gel antibacterial, guantes, tapetes sanitizantes y cubre bocas, sino también trajo este nuevo concepto de operar bajo la venta de comidas.

Pese a que no es lo mismo ya que no logran generar los ingresos a los que estaban acostumbrados, es un respiro que pueden tomar para no tener que cerrar definitivamente.

"Ha sido difícil, porque se crea una línea de trabajo y eso era el ambiente nocturno. Nosotros siempre hemos trabajo a partir de las 11 de la noche en adelante, entonces hay que reeducar a la gente", dijo Juan Castro.

Para los empleados también no fue nada fácil tener que adaptarse a este nuevo concepto ya que para no despedir a ninguno de sus trabajadores Juan tuvo que negociar con ellos y disminuir sus sueldos, para así seguir brindando trabajo.

"Aquí la gente está acostumbrada a venir de noche y nos afecta a nosotros porque no vienen la misma cantidad de gente como antes", afirmó Manuel, mesero.

CASOS DE COVID COMPLICAN EL REGRESO A LA VIDA NOCTURNA

Debido a que el estado de Veracruz aún se encuentra en semáforo rojo complica el regreso de las actividades normales de los centros nocturnos.

Desde el mes de junio el estado de Veracruz se mantiene en los primeros cinco lugares a nivel nacional en números de muertos y contagios acumulados de covid-19.

Mientras que el municipio de Veracruz es desde el inicio de la pandemia el primer lugar en el estado con más casos confirmados, con un total de 4 mil 806 infectados, 623 defunciones y sospechosos 513.

Hasta el corte de este 27 de marzo en el estado hay un total de 19 mil 533 enfermos positivos de covid-19, 2 mil 561 defunciones y 2 mil 961 sospechosos, según datos de la Secretaría de Salud del Estado.

ygr