ESTADOS

Cangrejo azul, condenado a desaparecer

La temporada de desove del cangrejo azul dejó en evidencia la desaparición casi definitiva de esta especie en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

  • VÍCTOR M. TORIZ
  • 13/07/2019
  • 20:01 hrs
  • Escuchar
Cangrejo azul, condenado a desaparecer

Según el reporte de la agrupación civil Earth Mission, certificada como Comité de Vigilancia Ambiental de la Profepa, la cantidad de ejemplares rescatados en la zona de la Riviera Veracruzana, que inicia en el estero de Boca del Río y se prolonga sobre la carretera Antón Lizardo, cayó 86 por ciento entre un año y otro.

Mientras que para el 12 de julio del 2018 el número de organismos rescatados en la zona de Mandinga alcanzó los 400, para la misma fecha de este año llegó a los 56 ejemplares.

“Son muchas variantes las que pueden hacer que una especie disminuya o desaparezca de un sitio, los datos duros nos dicen que al día 10 de julio del año pasado, del 2018, nuestras estadísticas contaban 400 ejemplares de cangrejo azul rescatados, tan solo en Punta Tiburón (…); el 10 de julio del 2019, abarcando Punta Tiburón, Lomas Residencial y Mandinga tan solo llevamos 56 ejemplares de cangrejo azul, abarcamos más espacio con más personal en la misma georreferenciación y tenemos una gran baja”, declaró.

El desplazamiento por la construcción de fraccionamientos, la depredación de su hábitat, la contaminación y el consumo de los locales se convirtieron en los principales factores de amenaza, afirmó Sergio Armando González, presidente y fundador de la agrupación.

A lo anterior se le sumaron factores naturales que son consecuencia del cambio climático generado por la acción global del hombre, como fue la intensa sequía y el atraso en la temporada de lluvias, agregó el activista.

“Mayor crecimiento urbano, depredación por parte de los locales y sobretodo sequía más larga, las lluvias nos e han regularizado, no ha caído la cantidad de lluvias que cae regularmente en cada año y temperaturas climáticas más altas, estos son los factores que nosotros vemos que no había el año pasado y creemos que puede influir en los números”.

Inmobiliarias devastaron ecosistemas

La franja costera de 16 kilómetros entre el estero de Boca del Río y la Riviera Veracruzana del municipio de Alvarado es una de las principales zonas de afluencia del cangrejo azul.

En los últimos 15 años el hábitat de la especie se vio reducido drásticamente por la construcción de fraccionamientos residenciales en la región, considerada actualmente la de mayor plusvalía para el estado de Veracruz.

Las omisiones de las empresas inmobiliarias y la complicidad de autoridades en materia ambiental, permitieron la devastación de extensiones amplias de ecosistemas naturales en donde se desarrolla el cangrejo azul, así como otras especies de fauna silvestre, afirmó el presidente de Earth Mission.

El colapso en la población de la especie debe de ser un evento que las autoridades deben de atender de manera inmediata, de lo contrario será irreversible si desaparición en esta región.

“Una llamada de alerta principalmente a las autoridades a que vigilen, estudien y corroboren los manifiestos de impacto ambiental que presentan las desarrolladoras, porque ahí está el problema, de qué nos sirven las leyes ambientales si a la hora de evaluar cada punto donde se hacen los desarrollos no se hacen, porque se hacen esos estudios a modo”.

Protección insuficiente

El estado de Veracruz es el único que cuenta con una regulación para la captura del cangrejo azul en todo el país, a pesar de que la presencia de la especie se distribuye desde Tamaulipas hasta Campeche.

El acuerdo por el que se establece el periodo de veda temporal para la pesca comercial del cangrejo azul o de tierra (Cardisoma guanhumi), en las aguas estuarinas y marinas de jurisdicción federal adyacentes al Estado de Veracruz fue publicado en el Diario Oficial de Federación el 4 de agosto del 2016.


Dicho ordenamiento establece la veda para la captura y comercialización de la especie entre el 15 de agosto y 30 de septiembre de cada año, contemplando sanciones conforme a la reglamentación que establece la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca) para quien viole la disposición.

“La vigilancia del cumplimiento de este Acuerdo estará a cargo de la Secretaría de Marina y de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, por conducto de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, en el ámbito de sus respectivas competencias”, establece el artículo sexto.

Sin embargo, para el caso particular de la Riviera Veracruzana se trata de una medida insuficiente, ya que el consumo no es considerado como una de las causas principales del colapso en la población del cangrejo azul.

Sergio Armando González, presidente del Comité de Vigilancia Ambiental de la Profepa, aseveró que los desarrollos inmobiliarios son el motivo principal del desplazamiento y desaparición de la especie en la región.

“No es algo que no lo sepan, es algo que las autoridades ya lo saben, no es nuevo, es algo que pasa en todo el país (…)”, declaró.

Agente de equilibrio ambiental

La desaparición del cangrejo azul pone en riesgo a otras especies de la fauna silvestre, según lo detallado por Earth Mission.

Se trata de un organismo que cumple la función de carroñero en los manglares, uno de los ecosistemas más completos de la naturaleza, pero al mismo tiempo, es fuente de alimentación para mamíferos pequeños y medianos, aves rapaces y diversas especies de peces.

“El impacto directo se da en el equilibrio del ecosistema, porque sirve principalmente como carroñero del manglar, porque elimina el exceso de materia orgánica, también su hueva sirve como alimento y complemento al plancton, alimentando a otros organismos y especies del mar.

“El cangrejo azul es fuente de alimento de coyotes, mapaches, águila cangrejera, es decir, de pequeños y medianos mamíferos y aves rapaces, si ya de por sí les quitamos parte de sus espacios a los animales silvestres ahora les estamos quitando una de sus principales fuentes de alimento”.

La agrupación Earth Mission participa desde hace cuatro años en labores de conservación del cangrejo azul, a través del rescate de ejemplares que cruzan en la zona de la Riviera Veracruzana en temporada de desove.

Este año se registra la caída más drástica de su población, aunque prevén que la luna llena del 17 de julio y agosto, puedan ser las fechas en las que se pueda observar su resurgimiento, de lo contrario se confirmará que la especie se encuentra al borde de su desaparición.

“En cualquier caso, es urgente que se tomen acciones, que la autoridad vea el problema porque no es algo menor y es algo que si se tiene voluntad se puede revertir”, advierte el ambientalista.