ESTADOS

Bastoneras de Alejandra, legado de 30 años en el Carnaval de Veracruz

En 1986 decide formar parte de las fiestas y reúne a un grupo de jóvenes para participar, desde entonces las "Bastoneras de Alejandra"

  • Inés Tabal G.
  • 14/02/2020
  • 20:07 hrs
  • Escuchar
Bastoneras de Alejandra, legado de 30 años en el Carnaval de Veracruz

Los trajes vistosos y la gente bailando entre sonrisas eran los momentos del Carnaval de Veracruz que más disfrutaba Alejandra Meza cuando era niña, recuerda que ya se trataba de un evento arraigado entre las familias jarochas.

En 1986 decide formar parte de las fiestas y reúne a un grupo de jóvenes para participar, desde entonces las "Bastoneras de Alejandra" se volvieron el grupo más antiguo y representativo en los desfiles de carros alegóricos.

Los inicios de esta fiesta se dieron en la época de 1866, cuando México tenía la imposición del gobierno de Maximiliano, pero en Veracruz el carnaval moderno empezó en 1925, como una forma de reactivar la economía del estado.

Los desfiles de carros alegóricos comenzaron a incluir grupos de bastoneras hasta finales de la década de 1960, pero solo "Bastoneras de Alejandra" se ha mantenido como parte de las fiestas de manera permanente, desde su integración.

Su fundadora Alejandra Meza Gamboa relata que desde que era pequeña le gustaba ir a los carnavales con su papá, fue ahí donde le surgió la idea de conformar un grupo de niñas que tuvieran el mismo deseo de ser parte de esta fiesta.

El comienzo no fue fácil ya que tuvieron que promocionar su idea, visitaron a varios medios de comunicación, principalmente radiodifusoras, pero la emoción de ver realizado su sueño era más fuerte.

Ellas se preparan todos los días para brindar el mejor espectáculo a las personas que asisten a los recorridos, el mayor premio que obtienen es el cariño de la gente que las va a ver.

"Todos los carnavales y todos los años recibimos mucho cariño de la gente, sobre todo las familias, a mí me encanta el desfile del domingo porque es muy familiar, me encanta ver a los niños, aunque el desfile del domingo es más pesado por el sol, es el que más disfruto y el cariño de ellos nos inspira a que continuemos con esta labor"

Como relata Alejandra, no solo son un grupo que se reúne para disfrutar de los paseos, más bien una familia que lleva años demostrando que el carnaval crea lazos entre personas de distintos niveles sociales.

CARNAVAL CON HISTORIA

El Carnaval de Veracruz es una fiesta que nació en la época del Virreinato y con el paso de los años modificó hasta ser la insignia principal de todo un Estado.

Entre sus filas reúne a varias comparsas, carros alegóricos y bastoneras, estas últimas son piezas fundamentales que dan alegría y belleza a cada recorrido.

Los inicios de esta fiesta se dieron en la época de 1866, cuando México tenía la imposición del gobierno de Maximiliano, pero en Veracruz el carnaval moderno empezó en 1925, esto como una forma de reactivar la economía del estado, relató el historiador Ricardo Cañas Montalvo.

Fue entonces que el gobernador de esa época Heriberto Jara Corona, en conjunto con el sindicato de Ferrocarrileros y empresarios locales, decidieron darle una mayor difusión en todo el país, para que personas de otros estados conocieran esta fiesta.

En ese entonces había 36 mujeres compitiendo para ser la reina del carnaval y de la cual salió ganadora, la señorita Luz Reygadas mejor conocida como Lucha Reygadas, coronada como la primera Reina.

Comenta Cañas Montalvo que dicha coronación se realizó en el teatro Carrillo Puerto, donde actualmente se ubica el Teatro Clavijero, la velada en esa época fue más bien literaria donde solo hubo poesía.

FIESTA DE DESFILES Y ALEGRÍA

Años más tarde la fiesta fue adquiriendo la forma como la conocemos actualmente con los peculiares carros alegóricos, comparsas, música y desfiles, indicó el especialista en historia veracruzana.

Anteriormente los recorridos se hacían en las avenidas Independencia y 5 de Mayo, las autoridades portuarias permitían a los remolcadores y a la corte real dar recorridos en lanchas por la bahía.

Miguel Antonio Rodríguez Gutiérrez, mejor conocido como el "Ruso", apodado así por su tez blanca y ojos azules, recuerda con nostalgia los primeros carnavales de su infancia, en ese entonces él tenía cinco años de edad.

"En cada cuadra había una danzonera, después seguía un conjunto, aquí había una familia de mucha tradición se apellidaba Hernández, Gildardo Hernández Pulmón de Oro le decían, él se subía en un edificio que estaba aquí en Aquiles Serdán y 5 de mayo hasta la azotea y tocaba Teléfono a larga distancia (popular danzón) la trompeta se escuchaba en todo 5 de mayo, era una tradición de todos los carnavales"

El Ruso aún guarda las fotos en su archivo histórico personal y cada vez que tiene oportunidad narra los recuerdos gloriosos de su juventud carnavalesca.

Las historias y anécdotas que se viven en el carnaval son únicas y enriquecen la memoria histórica de quienes lo viven, para las personas que participan en las fiestas carnavalescas es un honor y orgullo desfilar y alegrar al público con sus coreografías comparsas y carros alegóricos.

ygr