ESTADOS

A la deriva vendedores indígenas durante pandemia de covid

Ventas de ambulantes indígenas cayeron 80 por ciento durante pandemia por covid

  • Inés Tabal G.
  • 02/08/2020
  • 21:35 hrs
  • Escuchar
A la deriva vendedores indígenas durante pandemia de covid

En una fila de 30 metros de largo en el malecón están tendidos en el suelo más de 24 vendedores ambulantes, la mayoría de ellos son indígenas provenientes de Chiapas radicados en el puerto de Veracruz desde hace varios años, y que escaparon de la pobreza y la falta de servicios básicos de sus comunidades.

En un tianguis improvisado colocan sus blusas bordadas, pulseras, mochilas y ahora cubrebocas. Mujeres, hombres y hasta niños ofrecen su mercancía a cada visitante que se acerca, la mayoría de ellos solo observan, preguntan el precio y se van.

Otros más ni siquiera los voltean a ver, como si no existieran o fueran una de las tantas esculturas que hay en el lugar. 

En el suelo hay unas marcas pintadas para indicar a las personas que deben de tomar distancia, señales que son ignoradas por los visitantes, quienes pasan sobre ellas sin tomarles importancia.

El Gobierno del Estado decretó desde mayo el uso obligatorio de cubrebocas en los lugares públicos, al igual hicieron la recomendación de evitar la aglomeración de personas, pero los transeúntes hacen caso omiso a las instrucciones, pues muchos de ellos ni siquiera hacen uso de estas medidas.

A pesar de que el municipio de Veracruz ocupa el primer lugar con más casos y muertes por covid-19, con 5 mil 193 positivos y 675 defunciones. 

PANDEMIA REDUJO 80 POR CIENTO LAS VENTAS DE SALVADOR 

A unos cuantos metros, alejado de la multitud de los demás vendedores está Salvador, hace 15 años que llegó con su familia para trabajar en Veracruz, ahora la crisis por el covid-19 amenaza su única fuente de ingresos.

Provenientes de Chiapas llegaron con la esperanza de poder trabajar y conseguir mejores oportunidades, pero desde hace más de cuatro meses las ventas que tenían cayeron hasta 80 por ciento.

Hasta antes de la pandemia, los días que lograba obtener más venta eran los fines de semana, cuando los turistas y locales abarrotaban el malecón, sus ventas en ese entonces llegaban a los 800 pesos por día, ahora por causa de la pandemia solo llega a vender 200.

"No ha funcionado nada, no sale, estamos desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche (...) ahorita solo vendemos de 200 a 300 pesos al día", dijo Salvador.

El hombre de tez morena porta un cubrebocas que le tapa la mitad del rostro, pero deja entrever sus ojos que delatan la preocupación de un padre que desde hace cuatro meses no puede llevar el suficiente dinero que su familia necesita.  

Los días entre semana, principalmente los lunes y martes, es cuando no hay nada de venta, pese a que se mueve en distintos puntos, afirmó.

Para la Semana Santa invirtió alrededor de 5 mil pesos en más mercancía, hasta el momento no ha podido recuperar su inversión.

“Ahorita invertí como 5 mil pesos y no he recuperado casi nada, solo voy gastando para mi comida y los carros. De la mercancía solo voy comiendo (…), el mes de abril me quedé en casa, me quedé casi un mes”, dijo con una sonrisa de resignación. 

SIN APOYO VENDEDORES INDÍGENAS SOBREVIVEN A PANDEMIA

Así como Salvador cientos de vendedores indígenas que radican en el puerto de Veracruz no reciben apoyo por parte de ninguna institución gubernamental, por lo cual tienen que salir todos los días a trabajar.

El 14 de mayo del año en curso, la Secretaría de Bienestar emitió un comunicado sobre los lineamientos de operación de las Acciones Emergentes en Apoyo a la Economía Familiar por la Contingencia Sanitaria (AEFCS).

Para apoyar económicamente a 24 mil prestadores de servicios turísticos que hayan sido afectados por la pandemia del covid, los interesados para acceder a estos recursos tenían que ir a la Secretaría de Turismo (Sectur) y al Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC).

De esta manera comprobar que eran empleados de empresas de servicio, o que ejerce por cuenta propia en oficios o actividades vinculadas al turismo, recreación o convenciones corporativas.

Mientras que, para Salvador y los demás vendedores indígenas siguen sin contar con apoyo económico, para hacer frente a las bajas ventas, la mayoría de ellos ni siquiera habla español, lo que hace aún más difícil que soliciten algún tipo de ayuda.

ygr