ESTADOS

5 crimenes de odio que impactaron a Veracruz y continúan impunes

En total, suman 19 crímenes con tintes de intolerancia contra personas de la comunidad LGBTTTI en Veracruz

  • MARCELO L. BERMUDEZ
  • 29/08/2020
  • 22:56 hrs
  • Escuchar
5 crimenes de odio que impactaron a Veracruz y continúan impunes

De acuerdo con activistas de la comunidad LGBTTTIQ de Veracruz, la entidad ha registrado un aumento de casos de violencia, agresiones y homicidios en contra de personas de las diversidades sexuales, con un total de 19 casos hasta la fecha, durante 2020.

El caso más reciente, fue el homicidio doble de la mujer trans Brandy N y su madre Luisa N, en el municipio de Puente Nacional, quienes fueron atacadas salvajemente con armas punzocortantes dentro de su domicilio.

De acuerdo con la activista por los derechos LGBTTTIQ, Jazz Bustamante, el transfeminicidio de Brandy fue realizado con saña, ya que su cuerpo fue desfigurado, arrastrado por la casa y vejado con violencia, probablemente cuando aún estaba con vida.

Tras este sucedo, la activista inició una huelga de hambre, en protesta por la falta de protocolos en la Fiscalía General del Estado, para investigar estos casos como crímenes de odio.

A parte del crimen contra Brandy y su madre, La Silla Rota Veracruz ha reportado otros casos similares, en los que el componente de intolerancia y odio hacia las personas gay, lesbianas, transgénero y queer sería el factor principal por parte de los perpetradores.

En el mes de marzo, fueron asesinados a balazos dos estilistas en el municipio de Minatitlán, Marco Antonio Cruz, a quien conocían como “La Marquesa” y que fue reina muxe en este municipio, y a otro hombre quien era su pareja.

El 11 de abril, una mujer trans de nombre Ana Karen N, fue asesinada a balazos en calles de la ciudad de Veracruz durante la madrugada.

Conductores que aún pasaban por la zona de la avenida Ignacio Allende, escucharon un disparo de arma de fuego, por lo que llamaron a los cuerpos policiales, quienes encontraron el cadáver de la mujer, quien también presentaba heridas en el rostro y la cabeza, por lo que se presume fue golpeada antes de recibir el disparo.

El 29 de abril, un joven travesti de 20 años de nombre Jesús Martínez, fue asesinado a puñaladas en la ciudad de Cosoleacaque.

Jesús fue nombrado como Miss Gay en un certamen de ese municipio, y trabajaba como asesor de ventas de una empresa telefónica, además que era conoció dentro de la comunidad LGBTTI en la región.

El junio, Anel N., mujer transgénero quien tenía una estética, fue asesinada dentro de su negocio por sujetos armados, en el municipio de Fortín de las Flores.

Este asesinato conmovió y entristeció a la comunidad trans en Veracruz, de la que Anel fue parte importante y una mujer conocida en su localidad.

Al mes siguiente, en julio, fue asesinada Denisse Torres en el municipio de Minatitlán, quien fue atacada dentro de su domicilio, en donde quedó sin vida a causa de las heridas realizadas con armas punzocortantes.

Ella también era conocida y activa dentro de la comunidad gay y transgénero, por lo que en redes sociales lamentaron el crimen.

De los casos reportados por La Silla Rota, es el único en el que hasta el momento se capturaron a dos presuntos responsables, a quienes se les encontraron pertenencia de Denisse al momento de la detención.

Con respecto a los crímenes en contra de personas gay, transgénero y travesti en Veracruz, el pasado viernes 28 de agosto, activistas de la Coalición Estatal LGBTTTI se manifestaron a las afueras de la Fiscalía General del Estado.

La protesta se realizó para visibilizar la falta de resultados en los crímenes cometidos contra los miembros de la comunidad diversa, los cuales continúan en la impunidad, a pesar del cambio de titular en la Fiscalía.

Desde inicios del año, activistas LGBT han reclamado que los crímenes en contra de sus miembros se manejan sin un protocolo específico como crímenes de odio, por lo que mientras no exista uno, los asesinatos siguen catalogándose como homicidios, sin tomar en cuenta el factor de intolerancia predominante en contra personas de la diversidad sexual.