ESTADOS

Cruising: práctica sexual en los baños de centros comerciales de Veracruz

Por curiosidad y “por calentura” Luis visitaba los baños para tener encuentros con otros hombres

  • MARCELO L. BERMUDEZ
  • 28/11/2019
  • 22:00 hrs
  • Escuchar
Cruising: práctica sexual en los baños de centros comerciales de Veracruz

Luis entró a uno de los baños de Plaza Américas, para comprobar lo que un amigo le contó como rumor. Esperó un rato, quería saber si en verdad en estos baños se podían “hacer ’cosas’ obvio refiriéndome a masturbaciones entre hombres desconocidos”.

Por curiosidad “y por calentura”, agrega Luis, visitaba los baños de esta plaza, pero no lograba ver algo de lo que en ese momento solo era un mito para él. Las primeras veces no pasaba nada, hombres que entraban y salían para continuar con su trayecto comercial.

Un día, hace ya 5 años, después de esperar un buen rato en uno de los baños de Plaza Américas, el joven oficinista de una empresa turística vio como otro joven y un señor, de más edad, que estaban en los mingitorios, se miraron, alargaron sus manos y comenzaron a tocarse los genitales mutuamente, luego uno de ellos miró a Luis con complicidad en los ojos.

En ese momento, Luis, de 20 años, conoció el cruising.

Hombres de todas las edades, entran a los baños de Plaza Américas buscando las señales que indiquen que otro está dispuesto a envolverse en un encuentro. Matan el tiempo, tardan en lavándose las manos o usando los mingitorios, regresan.

Al quedarse solos en el sanitario, un par de miradas cómplices, una vista a todo el baño para comprobar que no haya nadie más, entran juntos a un cubículo, a veces más de dos desconocidos al mismo tiempo, y comparten unos minutos de intimidad anónima.

Los baños públicos, en específico de Plaza Américas y Plaza Río, ambas en Boca del Río, son puntos de reunión, en donde hombres se juntan para mantener encuentros eróticos casuales y anónimos.

Un submundo escondido a plena vista

Estos encuentros se llevan a cualquier hora del día y suceden delante de los ojos de todos los que acuden a los sanitarios de estas plazas, sin embargo y a menos que uno lo busque, esta actividad pasa desapercibida entre la frenética vida diaria.

“Fue con puras miradas, a fin de cuentas, y en intuición por así decirlo, si alguien se queda mucho tiempo mirándote es donde puedes tener por así decir ‘un chance’, las demás personas solo van, hacen sus necesidades y se van”, comenta Luis.

Hoy en día, basta una búsqueda ligera con las palabras correctas, y las redes sociales muestran sin el menor recato, mensajes y hasta contenido gráfico, en donde hombres homosexuales dan señas de ir o haber ido a algún encuentro en un sanitario público.

El testimonio señala a todos los baños de Plaza Américas, sin embargo, el baño cerca de uno de los comedores del primer piso es uno de los puntos de reunión. En donde, afuera entre las mesas, los individuos se sientan a observar, de pies a cabeza, a todos los que entran y salen del sanitario, algunas veces haciendo contacto visual y señas apenas perceptibles.

“Shhhh, viene alguien”, los gemidos y ruidos del encuentro sexual suelen cesar con el riesgo de ser descubiertos encerrados y juntos. Los que están fuera de los cubículos, se suben la ropa interior, se limpian, se separan y simulan estar orinando o esperando que alguien termine de usar la taza de baño.

El personal de intendencia parece ignorar que dentro de los baños una multitud de hombres se dejan llevar por las ganas de disfrutar unos minutos en compañía de un desconocido y de dejarse llevar por los toqueteos fugaces que los cubículos permiten.

“No, no sé nada de eso” dice un joven, mientras termina de limpiar uno de los baños de Plaza Américas.  “Yo no he visto nada”, una señora comenta luego de trapear otro sanitario, cerca de una de las salidas de la plaza.

La administración de la plaza comercial desconoce esta situación, indicaron que no existen reportes o quejas sobre esta actividad, por lo que no han realizado algún tipo de acción en contra.

Aseguran que, en este caso, serían los últimos en enterarse, debido a que esto se difunde por medio de las redes sociales, y estas no entran dentro del radar de acción de los administradores de Plaza Américas.

Son tantas las responsabilidades dentro de la plaza, que, admite la administración, que a veces muchos reportes pasan de largo y son ignorados por el personal.

Buscaron frenar los encuentros íntimos

Sin embargo, Luis comentó que a través de los años en que practicó el cruising en estos espacios, notó que sí se tomaron medidas.

“Antes era más frecuente realizar estas prácticas la verdad, porque la plaza ha tomado varias medidas como poner de vigilantes a las señoras de las limpiezas y hasta donde yo me quedé, en un baño de Sears quitaron la puerta de entrada para evitar que la gente frecuentara.”

Otro baño fue despojado de sus puertas, uno que se encuentra detrás de una tienda de videojuegos. Este, uno de los sanitarios más alejados y hundidos de la plaza, además de espacioso, tiene un cubículo para personas discapacitadas, el cual, según los testimonios de redes sociales, ha sido usado para que más de dos personas sacien, al mismo tiempo, las ganas de experimentar con desconocidos.

“Hubo una ocasión donde pegaron unos carteles de personas que habían sido sorprendidas dentro del baño, me comentaron porque yo nunca los vi, ya no frecuento tanto.”

“A fin de cuentas no es como si ahí se hicieran orgias, o tener sexo, más que nada o hasta donde he llegado es a la masturbación y a fin de cuentas morbo”, narra Luis, el cual es el nombre que dio muchas veces a los desconocidos, con los que mantuvo encuentros casuales dentro de esta plaza.

Otras plazas, escenario sexual

Juan, muchos años mayor que Luis, y también asiduo a visitar baños en busca de encuentros, recuerda que hace tiempo, las actividades de los baños salieron a la luz y el escándalo fue tal, que hubo incluso arrestos.

En Twitter, Juan comenta desde el anonimato, buscando encuentros con los hashtags #veracruzgay, #crusingenbaños, #bocadelriogay. El cruising también se lleva a cabo en Plaza Río, la cual se encuentra frente al Tianguis de Boca del Río.

Él frecuenta esta plaza, ya que las delgadas paredes de madera de los cubículos, permiten perforarlos, con tal hacer “glory holes”, agujeros por los que se puede espiar a quien ocupa el baño contiguo, o introducir el pene para ser tocado o realizar sexo oral o anal, con la persona sin rostro, ni nombre al otro lado.

Juan publica abiertamente haber tenido encuentros, a través de los glory holes, con hombres heterosexuales, los cuales “se escapan” de la esposa o la novia, en busca de “mayates”, hombres que en general mantienen un estilo de vida masculina, que suelen autodefinirse como heterosexuales, pero que además tienen relaciones homosexuales, generalmente a escondidas.

“Considero que acceden por el morbo y se dieron cuenta en el momento de estar dentro de los baños, y mi opinión respecto a eso pues, es una realidad que siempre pasa no solo en los baños, muchos hombres heterosexuales tienen experiencias homosexuales y, sin embargo, sólo tienen “experiencias” y nada más llegan a eso, el morbo a veces es más dentro de ellos y su desfogue sexual”, cavila Luis al respecto.

Práctica con riesgos implícitos

Esto, conlleva cierto riesgo, admite Luis, ya que muchos de estos encuentros, se realizan “a pelo”, es decir, sin protección, en ambientes poco higiénicos y húmedos como lo son los baños públicos de una plaza comercial.

“A fin de cuentas es una práctica riesgosa en cuanto a ETS, porque existe el contacto y hay exposición.”

Veracruz es el estado que ocupa el primer lugar nacional en casos de VIH/SIDA, con más de 17 mil casos confirmados hasta la fecha, siendo los puertos de Veracruz y Coatzacoalcos, las ciudades con más incidencia de esta enfermedad.

Encuentros sexuales, como expresión de la libertad sexual

Para el Dr. Mario Ortiz Rovirosa, psicólogo y especialista en temas de sexualidad, este fenómeno es relativamente nuevo, al menos de forma pública, en Veracruz, sin embargo, existen antecedentes en especial en la ciudad de México, en donde los encuentros gay dentro de los baños de los restaurantes Sanborns, fueron importantes en la expresión cultural de los hombres homosexuales, décadas atrás.

Incluso, clubes como la llamada Casita de Insurgentes, en donde durante los años 90, infinidad de hombres cruzaron para llevar a cabo prácticas sexuales de forma libre. En el puerto de Veracruz, estas prácticas de liberación sexual y espacios seguros para la comunidad gay, se puede observar en la apertura de centros nocturnos y clubes exclusivamente dirigidos a ellos.

Según los resultados encontrados en Twitter, al buscar “baños Veracruz”, una plétora de cuentas, con perfiles falsos o reales, se coordinan y preguntan si “hay acción” en Plaza Río, o en Plaza Américas, o tal vez en algún otro centro comercial, “¿Tiene hoyito el baño?”.

“He escuchado de otras plazas, como Cristal y Mocambo pero las únicas experiencias que tuve fueron en Americas”, dice Luis, recordando las épocas pasadas, cuando disfrutaba más a menudo del anonimato de los encuentros casuales.

“Solo es por morbo.”

 

 

 
 


ygr